Deja un comentario

A Musacchio lo habrían matado para robarle

https://i2.wp.com/www.clarin.com/diario/2009/08/14/um/thumb/sebastian.jpg

Una foto permitió descubrir al asesino del mochilero en Catamarca

Estaba en la cámara de Sebastián Musacchio, de 22 años, cuyo cadáver apareció en las ruinas arqueológicas de El Shinkal. El acusado es un baqueano, prófugo.

La cámara de Sebastián Musacchio, el mochilero cuyo cuerpo apareció en un paraje catamarqueño, permitió descubrir a su asesino. Una serie de fotos tomadas que allí se conservaban le facilitó el camino a la Policía hasta dos baqueanos que habían estado con el joven. Uno de ellos confesó y acusó al otro de haberlo matado de un palazo en la cabeza cuando se resistió a que le robaran lo poco que tenía.

Musacchio, de 22 años, vivía y estudiaba en Tucumán. Junto a su novia viajaron a Catamarca para visitar las ruinas arqueológicas de El Shinkal. El 23 de julio pasado, le mandó un mail a su padre donde le contaba que, aunque su novia ya había regresado, él seguiría recorriendo la provincia camino a la localidad de Londres (Departamento de Belén). Fue lo último que se supo de él.

La semana pasada encontraron sus restos, desmembrados y calcinados, en el lugar donde se presumía que había acampado. La carpa quemada y algunas pertenencias habían sido halladas días antes por su novia, quien había regresado para saber qué le pasó. El martes pasado descubrieron la cámara de fotos, con un rollo blanco y negro, en La Toma, a unos 500 metros del cauce del río Quimivil.

Al revelar las fotos en un laboratorio de Tucumán se pudo ver las imágenes de los lugares que había recorrido Sebastián. Allí también estaban los rostros de dos baqueanos que estuvieron con él en El Shinkal.

Los fiscales recorrieron ayer varios kilómetros a caballo en la zona de ruinas hasta dar con los jóvenes fotografiados. Uno de ellos, de 19 años, quedó arrestado y hoy confesó ante el fiscal de Belén, Alejandro Della Lasta, que había estado con otro baquiano experimentado de 26 años junto a Musacchio, en su carpa, y que fue testigo del momento en que su amigo le pegó “un palazo en la cabeza”.

Al parecer, los jóvenes catamarqueños le robaron las pertenencias a Musacchio y no pudieron deshacerse de la cámara donde habían quedado retratados. Los investigadores intentan ahora determinar si ellos se tomaron las fotos accidentalmente porque no sabían manejar el mecanismo de la cámara o si Musacchio logró retratarlos antes de morir.

Hijo de un reconocido geólogo de Comodoro Rivadavia (Eduardo Musacchio), Sebastián se mudó a Tucumán para estudiar Luthiería (fabricación de instrumentos musicales de cuerda) en la escuela de la Universidad de San Miguel de Tucumán. Era su pasión: estaba en tercer año de la carrera, ya había construido dos guitarras y estaba fabricando su primer violín. Alegre, estudioso, ecologista, lo definió uno de sus maestros.

En Tucumán -donde ya llevaba viviendo unos cuatro años- Sebastián se puso de novio con Cintia, licenciada en artes plásticas. Con ella se fue a recorrer Andalgalá en las vacaciones de invierno. Ya el año pasado habían estado en Catamarca y decidieron volver. De hecho, el cuerpo fue encontrado en un camping donde la parejita ya había estado en 2008.

fuente:CLARIN.COM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: