Deja un comentario

Atletico Tucuman humilló a Boca

video:[media id=37 width=380 height=310]

Aunque mis colores estén con San Martín de Tucumán, como hincha de River y [sarcasmo] neutral [/sarcasmo] admirador del deporte más apasionante de nuestro pais tengo que reconocer la victoria decana de anoche sobre uno de los más importantes equipos de la Argentina: Boca Juniors. Ni mas ni menos, creo que el titulo para este post no podía ser otro, y creo que quienes vieron a Martín Palermo cayendo y golpeando contra un cartel tras la marca imponente de Atletico Tucuman van a coincidir conmigo: El decano Humilló a Boca.

En un verdadero show deportivo, en el marco de una noche historica para el futbol Argentino el Equipo Tucumano Fué claramente superior imponiendose al grande de la rivera por 2 a 0. Algunos medios Nacionales en sus versiones digitales lo graficaban asi :

LA CAPITAL (de Rosario)

Un desdibujado Boca perdió ante Atlético Tucumán

Desplegó un juego homogéneo y sin fisuras. Aprovechó que su rival exhibió una de las más pobres producciones en lo que va de la competencia. Atlético se hizo fuerte en Tucumán. Y terminó venciendo 2-0 a un desdibujado Boca. De yapa, el Decano trepó varias posiciones en los promedios. Tanto que dejó en zona roja al Lobo platense y en la reválida a Racing y al líder Central.

El tucumano puso en escena un planteo simple, con actitud ofensiva. Y así se adueñó del partido ante un xeneize abúlico y con jugadores con desplazamientos lentos. La supremacía se dio en gran parte del primer tiempo y en el segundo plasmó la victoria.

De movida nomás Luis Rodríguez le ganó la posición a Cáceres, eludió a Paletta y tiró un puntazo que alcanzó a rechazar Abbondanzieri. Fue el comienzo del dominio. Mientras que Boca no podía salir de su campo. Por eso no extrañó cuando antes del primer cuarto de hora llegó el primer grito. Rodríguez se escapó y pateó, pero la pelota fue rechazada por el Pato. Aunque su manotazo cayó en los pies de Pereyra, que con un remate violento abrió el marcador.

Allí comenzaron a desnudarse las falencias defensivas del xeneize. Porque ni el chileno Medel, por derecha, ni el rosarino Monzón, por izquierda, lograron contener los avances del conjunto local. Ni Riquelme, cada vez más apático, ni Marino, que tendría una posibilidad de convertir recién sobre el final (la falló), fueron los conductores que pretendía Basile.

En el segundo período, Atlético siguió con su actitud ofensiva. Jugó en la zona defensiva de Boca. Y, salvo un disparo de Insúa a los 8’, el equipo timorato del Coco no creó situaciones. Al contrario, a los 23’ llegó la locura en las tribunas con el cabezazo de Escobar.

Con la ventaja de dos goles, el Decano se defendió lejos de su área y logró el objetivo de superar al devaluado xeneize, que deberá mejorar notoriamente para prenderse en la lucha por el título. Aunque este miércoles visitará a Vélez, en un partido decisivo para continuar en la Copa Sudamericana. Pero al paso que va, su futuro es incierto.

fuente:LACAPITAL.COM.AR

LA NACIÓN

Basile prueba y se preocupa porque no encuentra el equipo

SAN MIGUEL DE TUCUMAN.– Boca no tiene el conjunto titular. Ni de memoria, ni de casualidad. “Espero encontrar en la gira al equipo de memoria”, lanzó el Coco Basile, antes de partir al Viejo Continente, cuando el entusiasmo era moneda corriente. Pero no lo descubrió en Europa, tampoco en casa. Los resultados no lo acompañan y, para peor, entre las lesiones, los cambios tácticos y los bajos rendimientos, el futuro es, al menos, preocupante.

Hugo Ibarra está lesionado; tiene una distensión en el aductor derecho. Sebastián Battaglia está lesionado; tiene fatiga muscular. Pablo Mouche está lesionado; tiene un esguince en el tobillo derecho. Las molestias físicas maniatan al equipo de la Ribera y las soluciones de su conductor para el equipo no aparecen rápido.

Anoche, Basile modificó el clásico 4-3-1-2. Dispuso una línea de tres defensores, entre los que estuvieron el pibe Sauro (1,90m) y Paletta (1,86m), dos jugadores que tienen altura suficiente para ganar en los saltos. Pero fallaron otra vez: el segundo tanto de Atlético Tucumán fue de cabeza. Otra vez en el torneo. La curiosidad es que en el área xeneize había mayoría de camisetas de Boca. Pero Escobar, con un cabezazo fantástico, siguió esa tendencia.

“Estoy caliente porque nos hicieron otro gol de pelota parada”, había dicho Basile cuando Pelletieri le había marcado, aun en el triunfo xeneize por 2 a 1 contra Lanús. El problema estaba… y sigue estando.

El esquema fue, esta vez, un 3-3-2-2. Toda una curiosidad en el Coco, enamorado de actuar con un enganche. Riquelme actuó cerca de Marino, que sorpresivamente dejó en el banco de suplentes a Insúa. Y arriba, dos tanques: Palermo-Viatri. ¿No era que a Basile le agradaba que el ataque estuviese conformado con un delantero por fuera y otro por dentro? Explica, esto, el grado de confusión. Con Mouche lesionado, el otro lugar era para Noir. Con Viatri sorprendió Basile. Con el resultado y el desarrollo en contra, Insúa entró en el segundo tiempo en reemplazo de Sauro, con una molestia física. Saludable ensayo –otro más…– ofensivo. Insúa elevó un tiro en un palo, que hubiese sido el hipotético 1-1. Y Medel bajó a la última línea. Cambios, más cambios.

A Basile le debe de preocupar todo, luego de la excursión xeneize por el Norte argentino. No sólo la derrota: al fin de cuentas, es un puñado de puntos. Lo más inquietante son las lesiones, los ensayos, los bajos rendimientos y, sobre todo, las dudas que tiene su conducción para descubrir el equipo. Así como parece, le falta un buen trecho para conseguirlo. Anoche, ni la altura le bastó. Una defensa extraña con tres defensores, un doble enganche que no funcionó y dos tanques en el ataque. Así no va Boca. Habrá que cambiar otra vez.

fuente:CANCHALLENA.COM

CLARIN

Boca mostró su peor cara y Atlético no le perdonó nada
El equipo de Basile exhibió un nuevo esquema posicional, pero cayó sin atenuantes en Tucúmán. Pereyra, la figura, en el primer tiempo y el paraguayo Fabio Escobar, marcaron para el local.

Llegó hasta aquí para resolver algunos de sus conflictos Boca. Para corregir la materia defensiva que tantos dolores de cabeza le dio. Para terminar con las desconcentraciones. Para hallar una mayor fluidez arriba. Para capturar puntos y así prenderse arriba y soñar con la Libertadores del año próximo. A todo eso vinieron Palermo, Riquelme y compañía. Pero no encontraron nada. Si hasta se perdió el invicto. Fue un triunfo total de Atlético. Con la humildad que arrastra desde el ascenso, le dio una lección estratégica, colectiva e individual a su gigante oponente, a este Boca preocupante que el miércoles se juega su destino en la Sudamericana.

Fue raro que un técnico tan clásico como Basile cambiara tanto, más allá de la ausencia de cuatro titulares. Sin los once de memoria que pregona el entrenador, arriesgó con un esquema nuevo: 3-4-1-2. Pero más llamó la atención que dispusiera una línea de tres defensores cuando en los últimos partidos padeció tantos temblores defensivos. Y en especial, porque apenas lo ensayó una semana. Con tres centrales, Boca buscaba más altura y juego aéreo. Y con Medel y Monzón por los costados, no sufrir por los laterales.
Pero nada funcionó. Y así le fue a Boca. De nuevo, errores atrás. De nuevo, desconcierto. En los primeros veinte minutos, sin ir más lejos, Atlético Tucumán podría haber hecho cuatro o cinco goles. Y si no terminó goleando se debió a dos muy buenas tapadas de Abbondanzieri, que enmendó su error en el gol de Pereyra. Al cabo, una consecuencia de las fallas colectivas del equipo del Coco.

Igual que ante Newell’s, la perdió Monzón. Y Pereyra la cambió para Sarría, quien habilitó a Rodríguez a espaldas de los centrales. El Pato salió apurado, con sus dos guantes hacia adelante, dejó la pelota muerta y la manoteó desde el piso, como si tuviera un palo de hockey. Los manuales indican que nunca hay que dar rebote hacia adelante. Y desde afuera del área, a la carrera, Pereyra lo venció.

No se dio cuenta Basile lo que podía sufrir, justamente, con Pereyra, un grandote que juega bien fuera del área. Ni con Rodríguez, un rayo pequeño y veloz. Lo había sentido al minuto, cuando se filtró por detrás de Cáceres y obligó a la primera gran atajada de Abbondanzieri. Lo volvió a sufrir en el gol y en una tercera en la que le pegó de pique al suelo y el rebote que dio el Pato con esfuerzo no fue el segundo de Pereyra de milagro.

¿Y Riquelme? Recién apareció en los últimos diez minutos. Ahí, cuando se juntó con Marino, Boca empezó a llegar. Pero el doble nueve no rindió. No hubo nadie que le tirara un centro. En el segundo tiempo, Basile volvió a las fuentes. Sacó a Sauro y metió a Insúa. Medel fue de “4”, Marino se abrió a la derecha, el Pocho a la izquierda y Román continuó de enganche. Y de entrada, en una jugada aislada, casi le da resultado: un bombazo de Insúa pegó en la cara interna del palo. Después, el Coco puso a Chávez por Marino. Rivoira contestó con un delantero, Fabio Escobar, por Sarría, y retrasó a Rodríguez. Y acertó. Porque Pereyra cambió de frente para Longo, el zurdo lírico mandó el centro atrás y Escobar lo definió con un cabezazo. Otra vez, toda la defensa visitante mal parada. Otra vez, Boca quedó envuelto en dudas.

Fuente:CLARIN.COM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: