Deja un comentario

Locura y Pobreza – Crónicas Urbanas I

En pocos días se celebra un nuevo aniversario de la declaración de la Independencia Argentina en Tucumán, seremos capital de la Nación por un día y todos apuntaran sus miradas al Jardín de la Republica.  Hoy quería compartir con ustedes la siguiente narración… que quizás les haga replantear el concepto de Independencia, cuestionándonos de si acaso de verdad somos libres… no solo de una Nación extranjera o de un sistema Socio Político, sino de nosotros mismos y de nuestras bajezas como sociedad :

Una noche extraña sobre Tucumán, todo el mundo va y viene sin detenerse, el fin de lunes vuelve a engrasar los engranajes de la rutina urbana, miles de pasos borrándose en las calles polvorientas entre las baldosas fantasmales de las viejas veredas maltrechas, turistas que llegan, turistas que se van, sureños que regresan a casa mientras otros deambulan perdidos entre los apurados. Busco una butaca vacía y me siento a esperar mi colectivo, una mujer morena bien vestida de rojo ,con unos 40 y tantos de años encima se acerca con paso lento hacia un hombre que en el otro extremo de los asientos habla sin parar con su teléfono celular, la mujer se detiene frente a el y le habla pausadamente,la ignora, no se qué le dice, pero el no deja su teléfono ni un momento, la mujer se aleja a los pocos minutos desaparece con el mismo paso aletargado ,parece adormecida…
Unos segundos después una niña aparece entre la gente, 8 o 9 años no más, lleva las rodillas desnudas y es noche de invierno, la ropa sucia como la piel, la mirada inmutablemente triste, se acerca a cada uno de los viajantes que esperan, saca de sus bolsillos una pila de papeles, le entrega uno a cada uno, el hombre junto a mi se niega a recibírselos… ella no lo mira a los ojos y le deja un papelito sobre sus rodillas. No es una tarjeta de salutación como las que dejan los pibes descalzos que corretean colectivos en las avenidas de la Ciudad, no son fotocopias… son retazos de hojas rayadas y sucias de cuaderno escolar, cortadas a tijeras e inscriptas a mano con letra de un niño en el trazo de un lápiz negro, me sorprendo, me conmuevo, me muerdo de rabia.
Leo su nota y una palabra me desconcierta… se lee gorronea… dice “govierno“… corregida mi lectura me sigue sonando a patología, sobre el papel sintetiza su historia , que los padres no tienen “travajo“, que tiene un hermanito enfermo en casa y que el “govierno” no los ayuda… que agradece su “colavorasion” y se despide diciendo “DIOS LO VENDIGA“. Así de crudo y real, en una hoja de papel sucio, decenas de mensajes repetidos a mano y con lápiz esperando la ayuda de las personas que cada noche aguardan un destino mejor en esa Terminal que es refugio y escuela de los que menos tienen.
Vuelve la niña asiento por asiento, recogiendo su mensaje y extendiendo la mano esperando una moneda, luego desaparece otra vez entre la multitud. Su historia no aparecerá mañana en un matutino, no la contarán los canales de televisión, no se la traerá su perro a la cama en la portada de su diario favorito… y si sucediera… todo acabará cuando se apaguen las luces y el infierno tucumano vuelva a encenderse en sus almas.
Mientras una bandera argentina flamea ennegrecida por el humo de los colectivos junto al numero de plataforma , la mujer de rojo regresa y esta vez se sienta … una señora butaca de por medio se hace eco de su presencia…la mujer de rojo ahora lleva una flor y un cigarrillo entre sus dedos…. pausadamente da pitidos y se pierde en el humo gris, continua hablando y otra vez no logro entender lo que dice… pero la mujer a su lado extiende la mano y le convida de un alfajor, se lo regala… la mujer de rojo encorvada con los hombros hacia adelante come sin prisa… como si pudiera de esa forma convertir la golosina en un banquete de una semana retardando su ingesta.
Los viajantes se van y con la medianoche retoma la calma esta gran Ciudad pero la mujer de rojo, la niña de la mirada triste… todos ellos …siguen ahí… entre nosotros… en la misma incertidumbre pero con menos futuro y escasa esperanza…

Tucumán sigue doliendo… TUCUMAN ARDE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: