2 comentarios

Y un día debuté como "coimeador"

billete100roca

Eran las 15.50, piloteaba mi nave. Era mi auto un Palio del año 2009“, diria Arjona. Esta es la historia de mi debut en uno de los ambitos en los que me faltaba esa experiencia: La Coima.

Todo sucedio un martes caluroso, tipico del Noviembre tucumano. Tenia que hacer el reccorrido desde los estudios de Canal 10 hasta el Barrio Ejercito Argentino. Tenia varias opciones para llegar a destino y escojí la peor.

Reccorrí la Av. Aconquija, gire por la Alfredo Guzman y luego doble para la Av. Kirchner. En la interseccion con Lavalle habia un puesto de Control de la Policía de Transito de la Capital.

Uno de los agentes me hace la seña de que estacione.Venia con luces de posición encendidas y cinturón de seguridad puesto asi que me había llamado la atención ese pedido.  Prendo las balizas y detengo el auto. Pensaba que iba a ser solamente la rutina de los “papeles”.

Se presenta y me pide carnet de manejo, tarjeta verde y seguro. Yo le entrego la documentación incluyendo tarjeta azul (documento poco usado). Creyendo que todo estaba orden, me dispongo a poner primera para arrancar cuando el agente me hace una pregunta que no estaba en mis planes: ¿Matafuego, balizas y botiquín?.

Ante la sorpresa y negativa de mi parte, este agente empieza su mortficación hacia mi. Su primera amenaza fue la de hacerme una multa que ascendería a $1800 y el secuestro del automóvil.

Empezó mi ruego alegando: “no tengo plata”; “soy del interior”; y “soy un estudiante”. La cara del oficial ni se inmutó ante mi suplica, es mas, aumento su tortura. Llamo a un colega para que me acompañe hasta el corralón. Este se quiso sentar en el lugar del acompañante pero se vio impedido porque la puerta estaba con el seguro.

Los agentes continuaban con su “protocolo”. Iban y venían; conversaban y se reían.

Me explicaban que si daba una buena explicación, el juez de falta me bajaría la multa a $400. Yo seguía con mi fundamento de la falta de dinero.

Ahora mi plegaria se dirigían hacia una estampita de San Roque, que estaba en la guantera.

El dialogo retornaban y el efectivo era el tópico. Me insinuaba pero no sabia en que momento decir la frase: “esto es lo único que tengo”.

Hasta que en un momento, me miró de frente y me preguntó: “¿no tenes por lo menos 50?, enseguida vuelvo.“. Empecé a revisar mis bolsillos, los de la mochila y cada rincón del auto. Solo pude llegar a la suma de $13.

Se paro de nuevo al lado mio, no podía mirarlo a los ojos únicamente a su prominente panza que quería desprender un botón de su camisa. Le explique que solo tenia ese monto, formado por un billete de $10, una moneda de $1, dos de $0.50, dos de $0.25, y cinco de $0.10.

Al encargado de la seguridad vial se le escapo una carcajada (nunca sabre si era sarcástica o no).  Le exprese que era lo único que tenia en ese momento y risa pasó a ser sonrisa.

Me devolvió los papeles. Me dijo que entre medios de ellos ponga la plata. El último consejo que me dio es que compre lo antes posible los elementos que me faltaban. Y me dejó “libre”.

Primera experiencia y múltiples enseñanzas:

  • -Llevar siempre efectivo (mas de $50) :mrgreen:
  • -No cancherear con la tarjeta azul (no me sirvió)
  • -Tener el número de algún Jefe (aunque sea hacerme de hablar con él)
  • -Comprar un celular que filme (para extorsionarlos)
  • -Apagar el motor (gaste mas nafta,que los $13 que le di al agente)

En la jungla tucumana hay que aprender de todo para sobrevivir. Creo que aprobé otra materia mas.

Anuncios

2 comentarios el “Y un día debuté como "coimeador"

  1. Todavía no me paso, pero tengamos algo en claro, aquí el culpable eres tu, si las cosas se hicieran como se debe al momento de darte tu carne te manejo tu deberías estar informado de todo lo que debes llevar en tu auto, si nunca te lo informaron es una falta del estado.

    El cierto que por mas que lleves todo lo necesario para circular muchas veces le buscan la quinta pata al gato, pero como ciudadanos debemos cumplir con las reglas para exigirles a ellos que las cumplan como deben.

    Es culpable el que da la coima, pero también el que la recibe.

    Un Abrazo.

    • Gustavo: Todavía no me paso, pero tengamos algo en claro, aquí el culpable eres tu, si las cosas se hicieran como se debe al momento de darte tu carne te manejo tu deberías estar informado de todo lo que debes llevar en tu auto, si nunca te lo informaron es una falta del estado.El cierto que por mas que lleves todo lo necesario para circular muchas veces le buscan la quinta pata al gato, pero como ciudadanos debemos cumplir con las reglas para exigirles a ellos que las cumplan como deben.Es culpable el que da la coima, pero también el que la recibe.
      Un Abrazo.

      Culpable por que pagó la coima, si el pibe sabia o no que debia llevar lo que le pedian los agentes no lo convierte en culpable de nada mas que del descuido , yo no tengo auto pero supongo que muchos de los que manejan un auto no llevan ni botiquin ni matafuegos, vos sos una excepción Gustavo?. La cuestion es informarnos sobre cuales son nuestros derechos y cuales son las limitaciones de accion que tienen las autoridades, así podes estar seguro de plantarte frente a cualquiera que te quiera coimear y lograr vencerlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: