Deja un comentario

Un hombre llamado Maurice Jeger

Maurice Jeger

Maurice Jeger, el desaparecido francés

Trabajaba en un diario de Tucumán, y fue secuestrado con su compañera embarazada, en 1975. Fue el primer desaparecido francés.

Fue en vísperas de un 9 de Julio en la ciudad de la Independencia. Vivía sobre la calle General Paz, a pocas cuadras del centro. Y hasta ahí llegaron, de madrugada, uniformados y de civil, “con un camión militar de apoyo, reflectores y gran cantidad de armas”, según el relato del único testigo. Los llevaron a él y a su compañera embarazada en un Torino claro, sin chapa.

Se llamaba Maurice Jeger, tenía 36 años, trabajaba de corrector en el diario La Gaceta de Tucumán, y está desaparecido desde la noche del 7 al 8 de julio de 1975. Es, junto con Marianne Erize, las monjas Alice y Leonie, y otros casos menos notorios, uno de los 15 franceses que desaparecieron en la Argentina de la era violenta. Por la desaparición de Jeger, la Justicia francesa acaba de citar al canciller Carlos Ruckauf, quien como ministro de Trabajo firmó aquel año el decreto que ordenó “aniquilar” a “los elementos subversivos”.

La presidenta era Isabel Perón; Jorge Rafael Videla todavía era jefe del Estado Mayor Conjunto; el peronista Amado Juri gobernaba Tucumán, pero el poder real en esa provincia lo tenía un general: Acdel Vilas, jefe del operativo antiguerrillas que el Ejército desató en los montes tucumanos a principios de aquel año.

“Morís”, como todo el mundo castellanizaba el nombre de Jeger, sufría úlcera gástrica. Pero siempre, después del cierre del diario, se lo podía ver frente a un pocillo de café y a sus compañeros en La Cosechera, un bar del centro que por entonces frecuentaban políticos y periodistas.

Su compañera, Olga Cristina González, tenía 26 años y un embarazo de cuatro meses. Trabajaba en la pequeña librería que habían puesto con Maurice.

Los datos disponibles pueden tomarse como un caso testigo del modo en que operaban los grupos que Vilas (y luego Bussi) lanzaron a las calles de Tucumán:

-Un testigo dijo haber visto a Jeger el 9 de julio dentro de la comisaría de Famaillá. Otras fuentes aseguran que habría sido torturado en el colegio Diego de Rojas, la “Escuelita de Famaillá”.

-En agosto se presentó en la casa de la primera mujer, Graciela, un soldado que dijo haber sido alumno de él en la Alianza; relató que lo había visto en La Escuelita, en estado deplorable, deshidratado y con vómitos de sangre. Y que lo iban a “trasladar” para su recuperación

-Días después del secuestro, una hermana de su mujer encontró el departamento saqueado. La señora que hacía la limpieza preguntó adónde se llevaban las cosas (habían parado un camión), y le contestaron: “Adonde van a tener mejor utilidad”

-También enseguida, desconocidos entraron al diario y vaciaron el escritorio de Jeger, incluidas fotos de su hijo

-El único testigo del secuestro, el estudiante Jorge de la Cruz Agüero, fue golpeado cuando lo descubrieron mirando, y fue secuestrado el 18 de enero siguiente

-A los tres días de lo de Jeger fueron a buscar al cura Luciano Gravina, amigo y vecino. Terminó exiliado en Holanda

-A la semana, asesinaron a un hombre de apellido Bournichon, con quien Jeger iba a iniciar un negocio editorial

-El 24 de julio llegó a Tucumán el cónsul francés en Rosario, Jean Duffaud: “En ningún momento estuvieron detenidos en la Policía”, le dijo el Gobierno tucumano

-En noviembre, secuestraron a su ex mujer Graciela; al día siguiente la liberaron

-El 8 de julio del 76, un año exacto después del secuestro de Jeger, asesinaron al abogado Gerardo Pisarello, que atendía ése y otros casos de desaparecidos

En la dificultosa reconstrucción del caso, los abogados de Jeger dieron con una frase llamativa. Un soldado dijo haber visto a Jeger y a su mujer estacados y tapados con una lona, todavía vivos. Se los mostró un teniente, y le dijo: “Para que veas que a la joda la manejan desde afuera, mirá este francés”

La primera esposa de Jeger, en el relato de su breve secuestro en la que la mantuvieron con los ojos tapados, dijo que en la Central de Policía de Tucumán le preguntaron por él. Y quisieron saber si ella conocía “intelectuales franceses de los que vienen con becas o tratados de intercambio cultural”. Sus violentos interrogadores le dijeron que esa gente les inspiraba sospechas de ser “agentes de la Cuarta Internacional”, con sede en París.

La investigación apunta como responsables de la desaparición al capitán del Ejército José Enrique del Pino y al “Tuerto” Albornoz, entonces alto oficial de la Policía tucumana. También se señaló al coronel Julio Ernesto Balloffet, ex ministro de Gobierno de Bussi entre el 76 y el 77. Jeger fue el primer francés desaparecido aquí. Francia abrió su causa en 1999.

Hasta la fecha toda la familia continúa desaparecida.

Si naciste entre 1973 y 1980 y tenés dudas sobre tu identidad, creés que sos hijo de desaparecidos o conocés a alguien que puede serlo, comunicate con ABUELAS DE PLAZA DE MAYO 0800-222-2285 o por mail dudas@abuelas.org.ar

fuente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: