2 comentarios

Jujuy arde – vivencias de un tucumano

100_0111

El fin de semana pasado estuvimos de viaje, más al norte de nuestro país, una aventura de último momento para aprovechar y conocer Jujuy, variadas y contrastantes experiencias de nuestro paso por las tierras del “perro” Santillán a continuación.

El viaje se hizo largo,realmente lo es, para llegar a Jujuy hay que atravezar todo Salta tomando por ruta 9, no fue más cansador gracias a los paisajes que degustabamos desde la ventanilla del micro,  salimos a las 4.40 AM de la terminal tucumana y estuvimos llegando a San Salvador de Jujuy a  las 11 AM aproximadamente.

Descubriendo la ciudad

Al descender del colectivo mi primera impresión era estar viajando en el tiempo hasta detenerme en el San Miguel de los años 1990 y pico, una terminal muy pequeña, los kioskos, los pisos, el techo, todo me recordaba estar en “El Bajo” tucumano de aquella época, en los alrededores de la terminal hay puestos donde se pueden comprar ropa, artesanias, calzado (gran variedad, con precios mas o menos similares a los de acá). Pasando el puente Lavalle hacia el norte se ingresa al centro de la capital, al cruzar el puente nos llamó la atención el poco caudal de agua para un canal enorme, debajo se podían observar bolsas de basura, la falta de limpieza también se veía en las calles, un preservativo usado nos saludaba desde la acera.  Un muro sobre la Av. 19 de Abril lucía pintadas oficialistas, también nos llamó la atención la poca presencia de graffitis, aunque los hay, en menos cantidad que en la capital tucumana según pudimos ver.

En la zona de la terminal rondan personajes como un par de borrachines que cantaban a coro en compañía de sus perros. Otro detalle que extrañamos para bien de Tucumán fue ver niños trabajando en las calles o pidiendo, los pocos que pudimos ver correteaban y sonreían, algo que ya no se ve en nuestra capital tucumana.

La capital jujeña cuenta con vehículos nuevos para ambulancias y patrulleros policiales. El contraste entre lo colonial y lo moderno también se ve en la tecnología, nos encontramos una pantalla LED al final del puente Lavalle con fines publicitarios, el contraste entre lo novedoso y el atraso en otras áreas se ven todo el tiempo.

Anécdota: El Domingo por la mañana salí a sacar fotos y la ciudad nos hizo un pequeño homenaje con un incendio en un edificio frente a la costanera, un deposito de pirotecnia que siempre se incendia según comentaban algunas puesteras. En menos de 10 minutos la patrulla urbana ya estaba allí, segundos después llegaba el camión de bomberos…RAPIDISIMO!.

Para movilizarte hay 2 tipos de taxis, los de color negro con amarillo muy similares a los taxis tucumanos de los 90’s , y los de color amarillo.  Otra particularidad es que muchas colectivos se los identifican  con nombres como “14 B” o “18 B”.

Caminar por el centro es un contraste de lo norteño con lo porteño, ver de qué manera  la ciudad se fue adaptando a los gustos de un turista cosmopolita, ver marcas de Bs As, o marcas y nombres en inglés, ver hasta maniquies rubios o altos donde la población las mujeres tienen otra contextura y rasgos diferentes, ahí lo hegemonico culturalmente también se impone. En el camino, de llegada a capital, también pueden verse pintadas kirchneristas, en comparación a Tucumán la “contaminación visual” es menor en este sentido. Me llamó la atención ver solo un stencil de Tupac Amaru frente a la terminal, esperaba muchos más.

En la ciudad también encontramos las famosas veredas angostas tal como suele verse en las fotos o en la tele cuando se muestra Jujuy, pero la verdad es que las encontramos de todas las dimensiones,  desde sólo algunos centimetros de ancho hasta demasiado anchas sin ningún sentido aparente. Las construcciones coloniales se van mezclando con las modernas.

En cuanto a la gente, las personas que nos cruzamos en capital nos atendieron de manera fría, como marcándonos una distancia entre ellos y nosotros, a diferencia del tucumano que puede ser muy amable y charlatan si quiere. Quizás nos topamos con las personas equivocadas, quizás la respuesta es que la ciudad como en todas las ciudades del país o del mundo… corrompe, en el sentido de que vuelve a la gente más alienada, más fuera de su naturaleza.  Muy diferente fue el trato que recibimos fuera de capital, en Purmamarca por ejemplo la gente era más alegre y amable, te daba charla.

100_0088

Terminal de omnibus de San Salvador de Jujuy

el puente Lavalle

el puente Lavalle

Con esto me sentí como en casa, digo, como en Tucumán.

Con esto me sentí como en casa, digo, como en Tucumán.

la casa de gobierno con poca vigilancia visible, tras un enrejado perimetral

la casa de gobierno con poca vigilancia visible, tras un enrejado perimetral

Las iglesias del centro también se encontraban cerradas y enrejadas

Las iglesias del centro también se encontraban cerradas y enrejadas

Decimelo en jujeño básico

Decimelo en jujeño básico

Basurero público, con filtro de tamaño incorporado (?)

Basurero en la vía pública, con filtro de tamaño incorporado (?)

100_0020

100_0022

Contrastes, lo antiguo y lo moderno, aqui en una pantalla LED sobre calle Lavalle

Contrastes, lo antiguo y lo moderno, aqui en una pantalla LED sobre calle Lavalle

Se avivaron que anduvo @tucumanarde mandaron a apagarnos

Se avivaron que anduvo @tucumanarde mandaron a apagarnos

Arde Jujuy! el incendio nos saluda

Arde Jujuy! el incendio nos saluda

 

El sueño del tucumano, un gobernador tras las rejas.

Ya en el centro nos sorprendió encontrar una plaza completamente enrejada, contrastaba ver carteles que invitaban a cuidar una plaza pública que estaba cerrada, como demarcando un limite entre el pueblo y el gobierno, como dos aguas que no se mezclan, o como algo que está por fuera o encima de. Esa misma noche del sábado una amiga palpaleña que acababa de conocer personalmente (milagro de antiguos nexos virtuales) nos sacó de la duda: “todo está enrejado por que lo rompen”. ¿Quienes? “los de la Tupac Amaru(Organización barrial liderada por Milagro Sala) , “o los del plan descansar” disparó su novio, (hasta estas partes del país llega el legado discursivo anti -K). Todo lo escriben o lo rompen así que por eso está todo enrejado nos dijeron.

Casa de gobierno de Jujuy

Casa de gobierno de Jujuy

100_0185

“Esta plaza la cuida Usted y el Gobierno de la Provincia, ayudenos a conservarla” – un cartel en los jardines de casa de gobierno recuerda que alguna vez fue plaza pública.

¿Turismo? te la debo.

Precisábamos información, saber dónde estábamos parados, así que fuimos en búsqueda de alguna oficina de turismo, frente a la plaza principal Belgrano estaba. No sabíamos si se encontraba abierta por que era ya el mediodía, un pequeño pasillo con banners publictarios uno trás de otro  y una puerta   de dos hojas  cerrada que no dejaba ver movimiento algo  dentro desde la calle. Abrimos la puerta y el primer saludo salió de nosotros, la joven que nos atendió respondió el saludo y no emitía palabra esperando nuestra consulta. Casi mecánicamente y con los ánimos de quien no ve las horas de cerrar todo e irse, nos dio una rápida explicación de dónde estábamos y qué colectivos podíamos tomar para movilizarnos, pedí más folletería (acostumbrado al ente de turismo tucumano), pero un solo plano  desplegable con algo de información fue todo lo que nos dieron, en Turismo estamos a años luz de ellos.

Nuestra amiga palpaleña nos previno “los jujeños no se guían por las calles”,   se ubican con otras referencias para llegar, desde el primer momento me costó ver los carteles en las esquinas, creí que no existían los carteles con nombres de calles, lo que sucede es que en algunas zonas de la ciudad  están pintados de un color gris que vuelve difícil encontrarlos a primera vista, de todas formas en las calles céntricas hay carteles pintados de azul mejor visibles aunque no todas las esquinas tienen uno.

Otra anécdota: al consultar a una pareja de jóvenes policías en la terminal para que nos informaran dónde quedaba y en qué colectivo llegar a una calle (que resultó estar cerca de allí )se miraron y no sabían dónde era, así que uno sacó del bolsillo un mapa, pero no era un mapa suministrado específicamente para la policía, era el mismo que el de la Secretaría de turismo. Al parecer también se ellos se guían mejor por el nombre de los barrios.

100_0016

Descubra Jujuy! si puede leerlo! está escondido.

Descubra Jujuy! si puede leerlo! está escondido.

Más como más extraño Tucumán

Estaba sentado en la terminal de omnibus al lado de una pareja de jovenes que vendía empanadas  las que guardaban en un gran tupper, el muchacho se jactaba en la venta a voz alta ” venga, lleve las empanadas más ricas!”, tuve que levantar el guante y le respondí con humor mientras seguía escribiendo en mi celular un post vía e-mail: “no más ricas que las tucumanas” le retruqué, el me miró sin entender y se rió.

Cada empanada las vendían a razón de $2, 50 c/u mientras que en el centro una empanada en la franquicia porteña “El Noble” por ejemplo costaba $5 , ( en ese local no tenían ni parecido sabor a nuestras empanadas y para peor el repulgue estaba hecho con molde! una ofensa para un famaillense!), como ven por menos precio y cerca de la terminal se podía comer más barato y rico.

Las empanadas que compramos en la terminal tenían otra particularidad: las de pollo tenían arvejas en su relleno:mrgreen: , le daban buen sabor, aprobadas!.

Los tamales no los probé, pero me dijeron que tenían forma de pelota. Dicen que si se busca se encuentran mejores lugares donde comer.

Las empanadas yarriadas y premoldeadas de "El Noble" en Jujuy, la CC jodíamos que era de Central Cordoba (?)

Las empanadas yarriadas y premoldeadas de “El Noble” en Jujuy, la CC jodíamos que era de Central Cordoba (?)

Arvejas! la empanada tiene ARVEJAS!

Arvejas! la empanada tiene ARVEJAS!

¿Policía? ¿qué es eso!?

La seguridad parece otro tema al que en Jujuy, al menos cerca de capital le han dado cierta importancia, cuando pasamos por Palpalá encontramos policías patrullando las calles, en plena mañana!, en la terminal de colectivos de capital la guardia era permanente, y los policías andaban en pareja recorriendo constantemente. En el centro apenas si se podía ver algún policía rondando la enrejada casa de Gobierno, y se notaba en los uniformes, en las armas y en los vehículos que había mucho énfasis en en el equipamiento de las fuerzas de seguridad preparadas para resistir manifestaciones  como las que nos dijeron que todas las semanas hay. Por las noches el patrullaje de vehículos de la policía es contante. El primer día cuando pasamos por Plaza Belgrano había un grupo de hippies haciendo música con instrumentos musicales en las manos , estaban siendo vigilados por una decena de policías… si eso no es represión… la represión dónde está. Además cuentan con un centro de monitoreo ubicado en un edificio enorme y moderno a las salida de la ciudad , las cámaras en la ciudad pasan desapercibidas, pero no por eso las odié menos.

100_0017

100_0018dos

La "brigada cola" jujeña

La “brigada cola” jujeña

“Lo mejor está lejos del asfalto”

Así reza esa ley universal del viajero, lo mejor siempre está lejos de la ciudad, y  se cumple para Jujuy. También aprovechamos para visitar el “cerro de los siete colores” en Purmamarca (pueblo ubicado a una altitud de 2324 msnm) , los colectivos que pasan por allí salen desde terminal, se puede viajar por aproximadamente $25 , una vez en Purmamarca también se pueden sacar boletos de vuelta o seguir viaje más arriba, por ejemplo hasta Humahuaca.  Recomendamos ir bien abrigados y no olvidar los anteojos de sol ( es imposible mirarlo de tan fuerte que se pone). El recorrido que hace el micro es un éxtasis a la vista, paisajes tan imponentes, tan inmensos, tan inabarcables con una sola fotografía, dan ganas de acabarte todo el rollo o toda la batería y saturar la memoria de instantáneas con esas imágenes que satisfacen la mirada desde las ventanillas. A medida que se asciende el paisaje va mutando, desde lo verde hacia lo desértico, durante todo el tramo se puede observar el serpenteo de las vías del tren junto a la ruta y sobre el lecho del río,  así como antiguas e improvisadas defensas hechas con muros, con palos, o con barandas de acero para mantener alejadas las aguas del río en caso de crecida, pueden observarse también los puentes ferroviarios, y los viejos carteles de los cruces, en fin, un deleite para los fanáticos del mundo de los trenes.  Una vez en Purmamarca se puede recorrer en la plaza  y alrededores muchisimos puestos y locales donde comprar artesanías, instrumentos musicales y ropa (los favoritos son camperas y demás abrigos de lana de alpaca que rondan los $150 ), también hay pintorescos bares donde comer o tomar alguna infusión caliente.  A 2 cuadras de la plaza hay una escalinata por donde los turistas suelen escalar hasta un sendero de una lomada para sacar mejores  fotos del cerro de los siete colores, los más arriesgados prefieren escalar y acampar para pasar la noche, encontramos mucha juventud de todo el país.

En alguna ladera pueden verse del tamaño de una hormiga por la distancia y por la altura los animales pastando en la montaña.

En el camino hacía Purmamarca pueden verse pueden verse del tamaño de una hormiga por la distancia y por la altura los animales pastando en la ladera de alguna montaña.

100_0170

Inmnsidad que lo hace sentir a uno muy pequeño.

Inmnsidad que lo hace sentir a uno muy pequeño.

me gustan los puentes ferroviarios

me gustan los puentes ferroviarios

100_0153

Pare mire y escuche!

Pueblitos jujeños

Pueblitos jujeños

100_0172

Bienvenidos a Purmamarca

100_0173

cerro de los 7 colores en Purmamarca

cerro de los 7 colores en Purmamarca

Fue poco el tiempo del que dispusimos, en 2 días no pudimos recorrer todo lo que nos hubiera gustado, nos fuimos con ganas de más. Nos quedó la sensación de que aún le queda mucho por explotar turisticamente hablando, sin embargo sus logros en el desarrollo del turismo son más que valorables. Es una provincia con  riquezas naturales increíbles, sin duda la historia reciente y la de los primeros tiempos camino a nuestra Independencia, sumado al olvido de constantes gobiernos, marcaron a Jujuy en su cultura, a su gente,  también han dejado marcas en sus ciudades y pueblos, eso se palpa y lo sentimos durante nuestra estadía, esa sensación de que Jujuy también arde y duele, y esa pena se hizo nuestra. Esperamos regresar en otra oportunidad a envolvernos de tu magia carnavalera, hasta la próxima vez Jujuy!.

2 comentarios el “Jujuy arde – vivencias de un tucumano

  1. Sos tucumano y hablás de Jujuy como si te hubieses ido a Marte, dejate de joder. La perlita es lo de los maniquíes rubios. En Tucumán también hay maniquíes rubios y la mayoría de las tucumanas son tan “originarias” como Milagro Sala.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: