Deja un comentario

La alarma 2001 incendió Tucumán

Se acercaba la tormenta y no abrieron el paraguas -  foto de

Se acercaba la tormenta y no abrieron el paraguas – foto de @DiegoIvankovic

Lo vimos hace días primero en los medios de comunicación tradicional y en internet: los sucesos ocurridos en Córdoba despertaron al monstruo del saqueo, la alarma 2001 de los argentinos había vuelto a encenderse.

Rápidamente fue contagiándose provincia a provincia, como una infección de violencia, fuerzas policiales se llamaron a acuartelarse en protesta por mejoras salariales, usaron al pueblo de escudo humano. Como pocos trabajadores la policía tiene el poder de dar la ilusión de “seguridad” o de quitarla.

Con ellos o sin ellos fue la amenaza y así empezó el caos. Coincidentemente con la protesta policial vinieron los saqueos, esa mala costumbre que a muchos nos recuerda a la crisis de principio de siglo pero que a la altura de esta década no es más que el oportunismo de una delincuencia organizada. Casualidad o no el saqueo fue el factor que inyectó la presión justa para obligar a los gobiernos provinciales a negociar con las fuerzas policiales en revuelta.

Nada es ingenuo

No es ingenuo nada de lo que está sucediendo, rompamos la burbuja, justo una semana antes de celebrar los 30 años de la Democracia! y en Tucumán estalló la violencia un día antes!.  Luego de la reciente  implementación a pleno de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual obligando al monopolio Clarín para adecuarse… nada es inocente.

Hay detrás de todo esto un claro intento de desestabilizar el país, de enfrentar a la población con sus gobernantes, de cargar sobre el poder ejecutivo nacional la responsabilidad de un plan orquestado por una oposición o un grupo de intereses.

Se parece más a un golpe de Estado camuflado de rebelión policial y acompañado de saqueos que fogonean  buscando que sea el descontento de la gente ante la falta de respuestas y acciones rápidas el que empiece a cobrar renuncias.

No es ni digno de compararse al 2001,  a pesar de las necesidades y la crisis económica que apuraron el derrocamiento de De la Rua, quieran o no quieran no estamos en un 2001, por respeto a los muertos por la represión no se puede comparar. Pero la alarma de aquel año y sus consecuencias sigue en nosotros, en el miedo, lo vivimos los tucumanos el año pasado en la paranoia y lo vivimos ahora en los sucesos concretos.

No hay hambre en alguien que roba  un tv plasma o un aire acondicionado, ni aunque fueran alimentos, ni la más urgente necesidad justifica quedarse con lo ajeno, perjudicar a los trabajadores, a  padres de familia, como los que el día de hoy intentaron defender sus lugares de trabajo de los saqueadores que bien debemos llamar delincuentes.

Es como si todos los ladrones de la provincia que todos los días cometen hechos delictivos se hubieran organizado para delinquir juntos al mismo tiempo. Después está la desprotección policial, que no es muy distinta a la que padecemos todos los días, la protesta de la policía no hace la diferencia en Tucumán.

Indigna claro está, duele ver como impunemente se aglomeraron en las cercanías de los comercios sin que ninguna cámara del centro de monitoreo sirva para algo. Millones invertidos en cámaras de seguridad, en nuevos patrulleros y motocicletas, hasta un helicoptero para el 911! para nada.

Cronología de un saqueo anunciado

Desde hacía algunos días se especulaba con los saqueos, había incluso eventos en facebook que llemaban a saquear. A las 4 de la tarde del lunes empezó el primer saqueo en la Av. Kirchner ( ¿un mensaje? ) y con el transcurrir de los minutos todo dejó de ser un rumor y se convirtió en la cruda realidad, saqueos en diferentes puntos de la perifería capitalina y en ciudades del interior.

Las redes sociales le ganaron la carrera informativa a los medios tradicionales, llevaron al instante la noticia a los ciudadanos que necesitaban informarse de lo que estaba pasando, también hubo espacio de sobra para la desinformación. Las fotos en tiempo real sumado a los videos fueron dejando el rastro de la destrucción. Recién a las 21 hs llegaron los gendarmes al centro de San Miguel de Tucumán, mientras la perifería seguía ardiendo, no muy lejos cruzando el parque 9 de julio un supermercado VEA sufría nuevos saqueos pese a que temprano un vecino carnicero los había ahuyentado abriendo fuego con su escopeta.

Los saqueos continuaban bien entrada la madrugada, pero el gobierno tucumano seguía reunido en el palacio gubernamental con los lideres de la rebelión policial, negociando con los extorsionadores que pusieron a la sociedad como escudo humano. Son casi las 4AM y no hay ley alperovichista que frene el miedo y los saqueos que siguen sucediéndose hasta en el interior de la provincia.

La vieron venir y no movieron un dedo

Todos sabían que podía pasar, temían que pasara, hasta las mismas concesionarias de autos de la familia del gobernador tomaron el recaudo de esconder sus coches en exposición. Pero nadie tomó el recaudo de reforzar la presencia policial, de tener lista la gendarmería para proteger a los vecinos y comerciantes en el momento de los hechos, todos se defendieron como pudieron, solos, con la poca seguridad privada y los pocos policías con vocación. Bah, como todo el año, nos defendimos solos.

En su cuenta de twitter un periodista de un medio gráfico tucumano contaba al momento todo lo que estaba sucediendo en un saqueo  y como los vecinos se habían munido de machetes, aceite y vidrio sobre el asfalto, para ahuyentar o poder linchar a los bandidos. Valientes no faltaron.

Se ha llegado a una instancia donde se ha olvidado cualquier limite de civilización y la vida humana ha dejado de tener valor, han empezado a caer las primeras victimas fatales de los saqueos.  Fotos de supuestos saqueadores muertos se comparten en las redes, se especulan con  cifras de heridos y fallecidos.

Derecho a protesta

No dar la cara

No dar la cara

Cuando el conflicto con los trabajadores de la Salud estalló en Tucumán hace algún tiempo la protesta  se llevó adelante sin afectar la atención de la gente. Los “auto convocados de la salud” (así fueron conocidos) se organizaron y se hicieron oír, supieron presionar al gobierno de Tucumán para lograr hacer valer sus derechos siendo todo un ejemplo en organización para muchos trabajadores del país. Pero la policía tucumana no encuentra o no quiere encontrar otra forma de protesta que no sea esta, la de dejarnos desprotegidos, con el poder de decir que con ellos tenemos seguridad y sin ellos no tenemos nada, una ilusión.

Ahora se acuerdan que también son trabajadores y que también son humanos pero bien que son perros del patrón cuando hay que reprimir o abusar de su poder, sino pregúntenle a los estudiantes de la UNT. Esto no quita que estén atravesando problemas laborales reales en la fuerza o que no existan  efectivos con vocación que merecen ser escuchados pero exponer a la población a los hechos de violencia de las últimas horas es injustificable. Esta no es la forma, poner en riesgo las vidas de las personas en lugar de cuidarlas no es el precio que se debe pagar.

pasajeros refugiandose de un tiroteo en medio de un saqueo

A rodar cabezas

elegi

¿Quién asumirá la responsabilidad de la inacción en la seguridad provincial? Saldrá quizás el gobernador tucumano a decir como todos los días que todo está bien por que están trabajando fuerte? o saldrá el pueblo tucumano a exigir de  una vez por todas la renuncia de quien no supo defender a los tucumanos cuando lo necesitaron?.

La ola violenta ha terminado de desnudar la ineptitud de los funcionarios locales. Por lo pronto hoy como todos los martes habrá una marcha contra la impunidad como la que todos los días desde la muerte de su hija lleva adelante Alberto Lebbos en  la plaza Independencia junto  a otras victimas de la inseguridad ¿será este el momento justo para que todo el pueblo tucumano se sume y exija las cabezas de los incapaces? Algunos ya exigen la “cabeza” del Zar.

Desde aquí nuestro repudio a los hechos de violencia, que los culpables sean encontrados y juzgados. Arde, no sabemos hasta cuando.

#risas Prensa y Difusión de la provincia, antes de los saqueos.

#risas Prensa y Difusión de la provincia, antes de los saqueos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: