Deja un comentario

Escuelas tucumanas – cuando nos roban el futuro

escuelas

En la sociedad en la que vivimos la violencia se encuentra bien enraizada y naturalizada en muchos ámbitos de nuestras vidas, en la calle, en el trabajo, en la familia, y también en la educación.

Actualmente y desde hace muchos años la inseguridad es el principal tema que a muchos les preocupa y es noticia todos los días, pero la violencia también viene haciendo estragos en otros ámbitos menos debatidos como la Escuela, de ello pocos hablan en serio.

La semana pasada en una escuela pública de Av. Jujuy de la capital tucumana ocurrió un robo, un niño de sexto grado sustrajo un elemento de trabajo de un docente durante un acto escolar. Al parecer no sería la primera vez que sucede en el establecimiento.

¿Qué lleva a un niño a robar?

¿Necesidad? ¿travesura? o un llamado de atención para pedir ayuda…

En estos últimos días se han multiplicado las noticias sobre justicia por mano propia, cansados de la inacción policial y la lentitud de la justicia, los ciudadanos han decidido impartir ellos mismos la justicia devolviendo violencia por violencia.

Algunos los más extremos son partidarios de la justicia al modo islámico: que le corten la mano!. Ahora bien ¿qué hacer con un niño?. Otros opinan que si tiene conciencia para robar o matar merece ser juzgado como un adulto, ¿acaso alguien nos juzgará por haber matado tanta infancia estos últimos años para convertirlos en adultos precoces? quizás no hicimos nada directamente para que esos niños dejaran de serlo, pero ¿acaso hicimos algo para evitarlo?.

Es cierto que la escuela no es el único responsable, pero es donde pasan buena parte de sus primeros años los niños, donde se forman como seres humanos y aprenden las cosas que van a mantener y transmitir toda la vida, no puede pasar inadvertido si un niño presenta un comportamiento inapropiado. Aún si el principal núcleo de contención: la familia, se encuentra disgregada o en condiciones de pobreza, el compromiso de la escuela debe ser todavía mayor.

En algunos casos los niños provienen de hogares pobres, algunos pobres por falta de recursos, en otros debido a una pobre administración de los recursos y a una habituación a vivir en condiciones precarias sumado a la falta de políticas serias y comprometidas que ayuden a que la gente salga de ese estado, sin olvidar la indiferencia del resto de la sociedad.

Las historias son similares, hogares de origen violento,  de niños golpeados, explotados laboralmente, acosados o violados sexualmente, en otros casos los padres no se hacen cargo de ellos o bien los dejan al cuidado de familiares en los mejores casos, en otros simplemente quedan solos mientras los padres salen a “carretear” o “cartonear”, cuando no a delinquir.

Desde las escuelas creen que cumplen con llamar a sus padres, envían comunicados, una, dos veces, pero cuando el padre no aparece simplemente no insisten. Dicen los docentes que los padres solo dan la cara cuando hay que firmar la libreta para poder continuar recibiendo algún plan social del Estado, el resto del año no se dan por aludidos.

La semana pasada también fue noticia un robo en un colegio de Villa Quinteros, cuatro adolescentes de 14 años robaron computadoras, es decir cuatro adolescentes en edad escolar ingresaron a robar en un establecimiento escolar. Fueron finalmente entregados por sus padres.

¿Qué lleva a un niño a atacar claustros educativos? estas y muchas otras preguntas necesitan una pronta respuesta:

Sin dudas la escuela tucumana se debe un debate largo y profundo, multidisciplinario, que incluya soluciones urgentes para contener a los niños y adolescentes, no puede dejarse a manos del “yo no me meto” o el “qué podes esperar si son villeros…” para combatir hechos como robos, casos de acoso escolar (bullying), vandalismo, etc.

Esto también debe plantear una reforma del sistema institucional y estructural de la Educación, o ¿alguien sabe adonde van los docentes violentos, abusadores o violadores que no son despedidos y ocupan cargos administrativos tras ser trasladados de las escuelas?, y no nos olvidemos de los clásicos robos a la cooperadora, o los tramites gratuitos que acaban siendo cobrados por debajo del poncho, la escuela debe ser ejemplo de lo bueno y no de lo malo.

Como si no hubiera sido una semana suficientemente reveladora en cuanto a violencia escolar, el lunes pasado también fue noticia una escuela pero porque los padres protagonizaron una protesta con quema de cubiertas ante el comportamiento violento de un alumno de 12 años. ¿Se imaginan la estigmatización de un niño que fue públicamente expuesto con una protesta de repudio social?.  ¿Adónde estaba la escuela anteriormente para controlar la situación, contener al alumno y pacificar las relaciones? falló el sistema nuevamente.

Las soluciones a los problemas del futuro deben ser resueltas ahora.

Durante los años del vaciamiento neo liberal hemos criado a los delincuentes que nos matan y matamos hoy, todo el tiempo hay una nueva oportunidad de prevenir que la historia se repita, y es protegiendo a los niños, convirtiéndolos en la prioridad de toda política social, e involucrándonos todos como ciudadanos,  si un niño sufre o comete un delito está pidiendo ayuda, es nuestro deber involucrarnos, la inacción es naturalización de un hecho que no es natural, si no actuamos somos cómplices, no importa si no es nuestro hijo, importa que es un niño.

Mientras tanto esta semana la Ministra de Educación de Tucumán se reunió con el Papa Francisco, líder de la Iglesia Católica donde uno de sus 10 mandamientos dice “no robarás”, la ministra, dicen: EMOCIONADA.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: