Deja un comentario

Los correos del Zar

correos

Esta tarde me llegó a casa una sorpresiva correspondencia, se trataba de 4 cartas, pero lo loco es que ninguna era para mi, ni siquiera iba dirigida a alguien que viviera en mi domicilio, las mismas estaban firmadas por el gobernador de Tucumán.

carta ruso

Se trataba en todos los casos de cartas dirigidas a beneficiarias de la Asignación Universal por hijo , la carta empieza diciendo que el se siente muy emocionado por  haber cumplido con su deber, pero al mismo tiempo admite errores y pide perdón, ¿quién  de ustedes se sintió orgulloso y emocionado de haber cumplido cometiendo errores?, si al menos hubiera aprendido de ellos… una contradicción textual y práctica que habla muy poco sobre la humildad de nuestro mensajero.

El resto del mensaje apunta por un lado al discurso clásico del peronismo sobre los logros de la gestión y defender lo conseguido, acompañado de una mención implicita a su candidatura a Senador, como si sus miles de destinatarios supieran en qué consiste el trabajo de un Senador…

La carta finaliza recalcando su emoción por el afecto que le brindan los tucumanos a diario (osea sus seguidores pagos) y dice estar muy confiado en que la gobernación va quedar en buenas manos “que sigan construyendo y que no destruyan”.  Esa frase que también la dijo Scioli en su discurso como candidato a Presidente en Tucumán plantea en si misma otra contradicción: nos están invitando a votar por  Manzur (candidato a gobernador) y Jaldo (candidato a vice) quienes forman parte de su actual gabinete y que son en parte responsables de la falta de obras cuando no de obras ineficientes que terminaron agravando el cuadro de las inundaciones (para rematar, aprovecharon el desastre para hacerse auto campaña). Entonces ¿qué no era que no había que volver al pasado? ahí tenemos otra contradicción de  la fórmula oficialista con su slogan “continuidad con cambio”, de qué manera podemos esperar un cambio en el gobierno si en realidad no se cambia de funcionarios, si al final siempre quedan los mismos en el afan de no soltar la ubre del poder…

Nos hablan de cambio cuando lo que realmente quieren es conservar todo porque el cambio les asusta, y lo que el electorado está necesitando es cambiar con todo lo que se hizo mal, ellos nos ofrecen “un cambio” y nosotros necesitamos la palanca de cambios completa, ser dueños de nuestras propias decisiones civicas y no que nos impongan sus “cambios” a conveniencia.

No es la primera vez que se emiten este tipo de cartas, hace unos meses fueron noticia porque envíaron cartas similares a personas que ya habían fallecido, lo cual despertó el repudio y la indignación de familiares. ¿Por qué enviar cartas a personas fallecidas? esperemos que no nos encontremos con sufragios de ultratumba en estas elecciones.

 

Palabras más palabras menos las cartas tienen el mismo contenido, ¿qué tiene de especial recibir una carta que es identica a la que se le enviaron a miles de tucumanos? ¿alguien se siente privilegiado o “especial” porque un gobernador como el nuestro le mandó una carta? ¿con qué fin?¿resaltar obras? ¿acaso no le basta al gobernador el control monopolico de los medios de comunicación en Tucumán para emitir 24hs de propaganda autolegitimante?.

votos Especial

Los sucesos provocados por las inundaciones de este verano seguramente lo cambiaron todo para terminar de poner en duda la solidez del poderío político del Zar o por lo menos su efectivo recibimiento en las masas.

El interior tucumano que sufrió la caída de más de una decena de puentes e inundaciones que les quitaron todos sus bienes sigue siendo el polo de votos necesarios para que el gobernador ascienda  a Senador y deje a sus séquitos en la sucesión.

Para intentar recuperar la confianza y persuadir al electorado del interior el mandatario intensificó su maquinaria propagandistica en sus últimos meses, con un flash informativo de obras de la Secretaría de Prensa y Difusión en la TV y la radio, mayor presencia en las redes sociales, banners publicitarios en internet, jingles, y un arsenal nunca visto de pasacalles en cada recoveco de cada ciudad tucumana. Como le gusta parafrasear a el: “miente miente miente que algo quedará”.

 

Con sus actos el funcionario parece demostrar lo realmente temeroso que está de que los resultados de las elecciones no le sean favorables, pero qué eficiente puede ser enviar miles de cartas a miles de tucumanos?.

Cuando uno envía una carta o cualquier mensaje está pensando en su destinatario, en asegurar que llegue, pero miren mi caso, no solo no me importa lo que el gobernador tenga para decirme en una carta porque en todos los años de su mandato me ha demostrado la baja calidad humana de su gestión, sino que ni siquiera las personas que se suponen debían entregar su mensaje hicieron su trabajo, hay 4 electores que no recibieron la carta de Alperovich, las recibí yo.

Es decir, el mensaje subliminal que me llega es: al gobernador no le importa si su carta la recibe un muerto o un no-muerto, y a sus “carteros” ni siquiera les importa si las cartas llegan al destinatario por ello reparten muchas en la misma casa aunque no vivan ahí, porque están hartos de recorrer un barrio arriesgando la vida para repartir las cartas de un tipo que solo y mal acompañado ya bastante mala fama e imagen se hizo. Todo esto sin mencionar que la carta original ni siquiera habrá sido escrita de puño y letra por el gobernador sino por alguno de sus asesores.

Con ello estoy diciendo que la idea del gobernador me resulta un fracaso, se tomó el trabajo de gastar dinero en cartas que nadie o solo sus obsecuentes leerán con fingido interés. No se, pienso en mejores destinos para ese dinero gastado en papel, en imprimirlo y en distribuirlo: pagar el 82% de los jubilados,  comprar ropa o alimentos para las personas que viven en las calles de Tucumán, comprar juguetes para los niños de algún Hogar, creo hay muchas otra formas de darle un mejor fin a esa plata. Si ya se lo que me vas a decir defensor ultramarino del proletariado de los countries “el lo pagó con su plata”,  mejor supongamos que fue así, que lo pagó todo el, que ni siquiera tocó fondos de los tucumanos porque no los necesita: el tiene 10 mansiones

Personalmente pienso que si el gobernador estuviera tan seguro de su trabajo bien cumplido (del cual dijo estar orgulloso en el acto de su último 9 de Julio) no se hubiera puesto en la tarea de emitir las cartas, el mejor mensaje es el que se chequea en el feedback, en la respuesta del tucumano que tiene un trabajo en blanco, en condiciones dignas, con una casa digna, en el afecto genuino  y sin deberle al político ninguna otra cosa que haberlo representado honesta y honradamente en su función.

Cuando se busca reforzar el mensaje de la forma en que esta gestión lo hace es que hay mucho ruido, y ese ruido lo terminó provocando el mismo gobierno, ni siquiera fue la oposición con sus pocas luces, fueron ellos con sus innumerables errores institucionales y humanos a niveles inaceptables los que provocaron este abismo que nos dividió.

Ellos pueden creer que todo se olvida, que ustedes cuando entren al cuarto oscuro ya no recordaran las veces que no durmieron esperando la crecida, o sacando el barro de sus casas, o escuchando los insultos de su esposa Beatriz Rojkés,  que tampoco  se van a acordar de los 3 días de estar sitiados por el miedo en una provincia tomada por saqueadores organizados mientras la policía y la casa de gobierno nos entregaba como botín de guerra en medio de calles defendidas por vecinos con barricadas mientras el fuego y el humo ultimaba la ciudad en todas direcciones, solo por citar algunos de los peores momentos del Alperovichismo en un largo listado de legados nefastos que nos deja en lo que me gusta llamar “La herencia del Zar”.

Creo que su carta acaba siendo una burla, el menosprecio de la capacidad intelectual de los tucumanos para darse cuenta que de ninguna forma puede condicionar el voto amenazando con el pasado, nadie más que los tucumanos saben del pasado, porque lo sufrimos todos, nosotros, nuestros padres y nuestros abuelos, no quiero discriminar al gobernador por su clase social pero  el no ha pasado urgencias, el no conoce la necesidad en carne propia, no ha sido nunca un “descamisado” del partido político para el que ahora juega de estratega.

Paradójicamente Alperovich da su último “manotazo de ahogado” por continuar en el poder, para convertirse en intocable de cualquier causa de la justicia asegurado con un lugar en el Senado de la Nación, esperando que el kirchnerismo condecore su extraviada lealtad, pero si hasta la Presidenta se da cuenta y le marcó en el acto del Hipodromo: “cuando uno es militante nunca está conforme, sino, hermano dedicate a otra cosa”.

Es que Alperovich es un empresario, cuando su “empresa” provincial anduvo mal reforzó la publicidad, pero cuando tenía que garantizar la seguridad de los tucumanos en todos los aspectos más básicos y urgentes… se quedó a medio camino, ya no es tiempo de pedir perdón, ahora hay que pedirle a la historia la clemencia, cada hombre debe hacerse cargo de sus actos pero al Zar le gusta remar contra la corriente, habrá que seguirsela como a los enajenados.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: