Deja un comentario

Entendiendo lo que nos pasa

Llevo varias semanas meditando sobre lo que iba a escribir, me tomé mi tiempo para decir algo, creo que los acontecimientos recientes por los que pasó nuestra provincia me superaron… no en igual magnitud que los saqueos de 2013 pero me sobrepasó a nivel cabeza, eso sumado a otros contratiempos del momento me aplazaron el desahogo textual hasta ahora.

Hoy quiero comentarles mi visión de lo que pasó y está pasando:

 

La previa

Fue una de las elecciones más agobiantes que me tocó vivir, esto en parte debido a la guerra de spots electorales y la recurrencia e insistencia con la que eran emitidos en la tv lo cual me llevó al colapso temprano, estaba aturdido con tanta invasión audiovisual, no había programa que pudiera ver en paz así que antes de finalizar la elección ya hacía varios días que había decidido por el bien de mi salud mental apagar el televisor.

En el mejor de los casos uno podía desenchufarse y salir a la calle pero ahí tampoco tuvimos tranquilidad, la propaganda se colgó de cuanto recoveco encontró. En el interior de la provincia los pasacalles superpuestos fueron una constante, las gigantografías se estrenaron en los pueblos sureños donde nunca habían llegado.

IMG_4381

Columnas del antiguo puente de Lules

Columnas del antiguo puente de Lules

Señales viales en las rutas y hasta los árboles de la capital tucumana terminaron con publicidad electoral! ni el asfalto se salvó: pintaron con stencil el acceso a la capital por autopista hacia Av. W. Posse con la inscripción “mellizos Orellana”.

Cuando el candidato no se te quería meter por la vista se te lo colaba por los oídos! en el centro tucumano mañana tarde y noche autos y camionetas con parlantes a todo volumen anunciando candidatos y repasando jingles.

La radio por supuesto estuvo llena de esos jingles, para todos los gustos, desde los más detestables hasta los más pegadizos, cosa e mandinga!.

Entonces al final de cada día uno acababa con fuertes deseos de recluirse para siempre en un cuarto oscuro… bueno no exactamente.

 

La marcha de la represión

IMG_5497

Luego de trascurrida la elección y anunciarse la ventaja que le daba la victoria a Manzur, desde las redes sociales se convocó  a la porción de la población que no lo había votado a manifestarse frente  a casa de gobierno. Por alguna razón ese día un sexto sentido me decía que iba a haber quilombo,  era un presentimiento muy fuerte de que aquella marcha con la bandera del anti fraude iba a terminar mal así que decidí no asistir y advertí a mis conocidos.

Pero no me mantuve ajeno a lo que pasaba, lo seguía atento desde mis redes sociales y desde la TV, el único canal que transmitía lo que estaba pasando: canal 8.

Cuando la policía embistió por primera vez contra los manifestantes la tensión traspasaba las pantallas, pero cuando ví la imagen de la policía montada en acción terminé de impactarme, esa imagen era tan 2001…

No por comparar este contexto con el de principios de milenio ya que son dos cosas totalmente diferentes, pero creo que es una imagen que a los de mi generación nos ha dejado muy marcados la de los policías montados atropellando a las madres de plaza de Mayo como a tantos argentinos.  Me dejó un mal recuerdo  aquella crisis y creo que esa escena no debe repetirse nunca más durante un gobierno democratico con las banderas que dice levantar el actual.

Plaza de Mayo - año 2001

Plaza de Mayo – año 2001

CN1bnIkWcAAP81b

Plaza Independencia – año 2015

Revivirnos en Tucumán esa escena represiva sin dudas fue una mala decisión de quien fuera que haya salido la orden, totalmente innecesaria, sin respetar siquiera la presencia de familias con niños pequeños.

Por otro lado la imagen de la policía de civil “chupando” manifestantes y encerrándolos a golpes dentro de una casa de gobierno a oscuras fue aún más espeluznante pero no me sorprendió porque no era lamentablemente la primera vez que lo veíamos.

En este blog mencionamos muchos de los episodios en los que la policía de Tucumán actuó con personal de civil y con vehículos sin identificación durante la era Alperovich, con prácticas más propias de la dictadura militar que de la democracia que ahora pregonan y dicen defender, ni qué hablar de los videos que salieron en los últimos años sobre torturas en destacamentos policiales.

En tono de broma yo sugería en twitter que el palo de amasar si bien puede asociarse al trabajo de quien lo emplea para fabricar pan u otros derivados, también puede ser un arma.

De hecho Manzur aún mucho antes de asumir ya tiene su propio símbolo, tan fuerte como inesperado, fue un hallazgo casual que surgió en uno de sus tantos spots pero tuvo la fuerza sufiente para dar que hablar.

Eso era lo que necesitaban, que todos hablaran de Manzur, un candidato al que hacía 7 meses antes no le conocíamos la voz y que en medio de la carrera electoral fue publicitado en cuanto espacio mediático encontraron.

Pero así como el cantito “que ofle el dotor” lo catapultó a la fama (del ridículo, pero fama al fin) se volvió en contra cuando la represión dispersó a la marcha anti fraude. La represión resignificó al palo de amasar, lo volvió un símbolo de violencia, semiótica pura.

COBU88JWoAATUHD

Foto vía twitter.com

Foto vía twitter.com

IMG_5488

Una vez dispersada la multitud por los policías, la primera linea de la marcha quedó claramente separada, el esqueleto de la misma quedó expuesto, aquellos que insistían no eran todos simples ciudadanos, habían ido ahí para hacer lo que estaban haciendo: enfrentarse.

Me comentaban algunos días después gente conocida que había barra bravas de clubes de fútbol que respondían a un candidato electo de la oposición, con actitud provocativa habían comenzado a incendiar contenedores de basura en  cercanías de la plaza mientras se gestaba la marcha.

 

Marchas, cobertura y redes

La intensidad de la cobertura televisiva fue fuerte en los primeros dos o tres días, al llegar al viernes el interés de los medios había decaído. Los movileros de canal 8 relataban el mismo escenario un día tras otro y las opiniones de la gente eran más o menos las mismas con denuncias incluidas.

Desde las redes sociales se sucedieron muchos episodios mal intencionados, por ejemplo se hizo correr el rumor de que la policía estaba parando vehículos que se dirigían a la marcha, eso salió de una cuenta de facebook pero no se pudo chequear si efectivamente estaba pasando. Con el correr de las horas ese rumor se transformó en simplemente “la policía está deteniendo a la gente no la deja llegar a la plaza” (mientras la plaza se seguía llenando, el cerco policial solo impedía el paso vehicular en las adyacencias),  finalmente el rumor se convirtió en noticia y era acompañada de una foto que no correspondía a Tucumán sino a Jujuy durante una caravana que se realizó el año pasado.

10458019_1458767184432261_3651796499087490928_n11949330_1458761681099478_5753842994263342288_n

//platform.twitter.com/widgets.js

Desde las redes sociales se fogoneaba las consignas que luego los manifestantes naturalizarían como propias, la idea del fraude, y la denominación para ese extraño fenomeno que comenzaba a gestarse. Alguien decidió que le llamaran “tucumanazo”, en principio me resistí a usar este nombre cuando hablaba sobre la marcha en mis redes, históricamente los tucumanazos no tenían nada que ver con aquello que estaba motivando a esta porción de la población a copar la plaza, sino con  la lucha estudiantil y obrera (les recomiendo visiten http://www.eltucumanazo.net/ ).

El rol del medio de comunicación tradicional como la TV fue clave a la hora de reforzar la idea que se imponía en internet, no fue la única denominación, el diario hegemónico de la provincia les llamaba “los indignados”, en clara comparación a los indignados europeos. Pero he aquí que tampoco nada tenían que ver los tucumanos con aquellas experiencias europeas donde los ciudadanos cansados de la casta política incapaz de resolver sus cuestiones, se reunieron en las principales plazas públicas, decidieron en asambleas, conformaron un partido politico, se presentaron a elecciones y las ganaron.

Desde los medios porteños graficaron el panorama local con la expresión “Tucumán Arde”, inocente deseo.

Al ver las sucesivas imágenes en vivo de la marcha el primer recuerdo que venía a la mente eran las marchas anti – K, esas masivas marchas fogoneadas desde los medios de comunicación monopólicos para que esa gran masa descontenta con las medidas de la gestión kirchnerista aflorara. De hecho algunas de las consignas de los carteles que portaban en la marcha tucumana eran los mismos que se veían en esas marchas, otros fueron más creativos.

el anti oflador

el anti oflador

Al igual que en las marchas anti-k se usaron mucho las palabras “espontaneo” y “autoconvocados”, dado que la convocatoria existió tanto en twitter, facebook y whatsapp se caen ambas afirmaciones, hasta se había programado un escrache a la casa de Manzur que finalmente se concretó.

Por otro lado el canal 10 se abstenía de informar lo que sucedía en la plaza, la represión policial contra las primeras filas de la marcha fueron el vaso que rebalsó la cuota de censura. Ante los reiterados reclamos de los ciudadanos se emitió un comunicado al aire aclarando que eran trabajadores de prensa y que la línea editorial no dependía de ellos. Durante los días siguientes el canal cubrió lo que acontecía con las sucesivas marchas.

En un principio se limitaba a relatar solo lo que sucedía al momento pero luego primó la línea editorial nuevamente, el 31 de Agosto su noticiero TV Prensa retransmitió un informe elaborado por el canal porteño C5N bajo el graph “en C5N, Roberto Navarro desnudó la operación de la oposición”.

Canal 10 usó un informe ajeno para expresar que los hechos previos recientes y posteriores a las elecciones tucumanas formaban parte de una operación político mediática para favorecer a la oposición en miras de las elecciones presidenciales y perjudicar al candidato oficial. Tal nivel de análisis y crítica habría sido bueno leer hacia el gobierno tucumano en otras ocasiones pero contra la pauta oficial parece que ese ejercicio no es tan recurrente.

//platform.twitter.com/widgets.js

 

¿Fraude o Fraude imposible?

IMG_5533

Desde un primer momento los funcionarios oficialistas negaron rotundamente el fraude, no lo plantearon ni como posibilidad, era imposible. ¿pero por qué? ninguno se gastó en comunicarle a los ciudadanos por qué era imposible.

El que atinó a hacerlo fue Anibal Fernandez aquella noche en casa de gobierno cuando anunciaban que Manzur tenía la ventaja irreversible.

Lo que en principio nos parecía una clase sobre el proceso electoral era el argumento de por qué resultaba imposible el fraude y radicaba en que el proceso estaba hecho de tal manera que se garantizara la mayor transparencia posible, allí el trabajo de los fiscales y presidentes de mesa era clave para los partidos.

Ya lo anticipaba el mellizo Orellana cuando aún estaba aliado a Sergio Massa, aseguraba que había puesto a disposición del candidato presidencial toda la gente necesaria para que consiguiera buenos resultados.

Al divorciarse los Orellana del massismo la ventaja del liderazgo interior de los famaillenses retornó al alperovichismo que acabó por darle la victoria a Manzur.

Como la oposición también sabe que el trabajo en las mesas es muy importante a la hora de los resultados, se hizo traer a miles de personas desde otras provincias, algunos se dedicaron a controlar que no les metieran la mano en la lata, otros según pudimos saber se dedicaron a llevar a cabo otros actos como por ej. cortar la luz en las escuelas para meter sobres extras a las urnas.

El 02 de Septiembre el sitio web diarioregistrado.com publicó un video en el cual por un lado selecciona un fragmento del programa del periodista Luis Novaresio donde cuestiona al candidato a vice gobernador de Acuerdo por el Bicentenario Domingo Amaya diciendo “primero: el código electoral no prevé el fraude”, Amaya insiste con que lo hubo tras lo cual el conductor vuelve a retrucar: no existe el fraude.

Lo que tratan de decir con el “no hubo fraude” es que a partir de la ley Sáenz Peña del año 1912 se estableció el voto universal, secreto y obligatorio, así se puso fin al fraude que llevó al poder a los presidentes previos, o por lo menos se tuvo mayor control sobre ello.

En su blog del canal de tv Telesur el periodista Martin Granovsky consultó al Director Nacional Electoral Alejandro Tullio y este le responde: “Que el fraude tenga éxito sigue siendo igual de imposible, tanto por las complejidades del sistema como por los controles. Hay miles de personas involucradas”.

Pero vamos, que el sistema fuera lo más transparente posible no significa que fuera puro e inmaculado, claro que no, vicios hubo y habrá, porque la politica argentina nació así y porque no hay sistema infalible, lamentable pero es así.

Aprovecho para decirles a todos esos que en la marcha pedían que se implementara el voto electronico que tampoco es inviolable, es tan o más corruptible que el voto de urna. Para graficarlo comparto con ustedes un video que hizo el amigo @fabiomb en su blog fabio.com.ar.

Además como referencia les cuento que en el mes de Julio a poco de que se realizaran las elecciones porteñas un informatico denunció una vulnerabilidad del sistema del voto electronico, lejos de hacerle caso le allanaron la casa y del tema no se habló más (vease http://www.lanacion.com.ar/1807647 ).

Les quería mostrar cómo en la historia argentina esto de los vicios está muy naturalizado al origen de los partidos políticos:

Fragmento texto “Chiaramonte Jose Carlos – nacionalismos y liberalismos economicos en Argentina – Ediciones Soler 1982 – Pág 153 y 154)

El partido era movilizado cuando se acercaban las elecciones. Surgían entonces los “clubes electorales” que agrupaban a partidos de cada tendencia… Estos clubes solían tener sus filiales en cada parroquia, cumplían el simulacro de elección interna para la constitución de las listas de candidatos…

El mecanismo electoral ofrecía una variada y pintoresca gama de recursos fraudulentos denunciados dramaticamente por los vecidos convalidados discretamente por sus beneficiarios pero ejercidos sin excepción por unos y otros durante la contienda  civica…

El fraude se organizaba y ejecutaba a la vista de  todos, en medio de comentarios jocosos o dramaticos de la prensa y a menudo con saldo de heridos y muertos.

Comenzaba tiempo antes del comicio en ocasión de la apertura del Registro Electoral, destinado a la inscripción de votantes. Tal inscripción se efectuaba con vicios de diversa clase, tendientes a lograr por parte de cada facción la mayor cantidad de votantes propios y a impedir la inscripción de los contrarios. Las famosas leyes para proveer de tropas a los fortines de la frontera con los indios, contaban con un clásico expediente del oficialismo para castigar  a los adversarios o alejarlos en vísperas de las elecciones. El día del comicio se trataba de asegurarse el control de las mesas instaladas por lo gral. en los atrios de las iglesias, de manera que se librase de obstáculos al voto repetido de los mismos correlegionarios con papeletas falsas y se estorbase por diversos medios el voto opositor apelándose a las provocaciones armadas en el caso que la victoria estuviese en peligro por la resistencia del bando opuesto.

… Germán O. E. Tjarks clasifica el proceso del fraude en cinco etapas:

a) pre comicial: en la formación partidaria de las mesas, la sustracción de boletas, compra de la conciencia de las autoridades

b) en el día del comicio: presión militar sobre los ciudadanos o la ejercida por la justicia

c) etapa intermedia hasta el escrutinio general en que se roban las urnas y falsifican actas

d) escrutinio gral. se realiza sin esperar llegada de todas las actas

e) etapa parlamentaria donde las comisiones desvirtúan las cifras, ignoran protestas, anulan elecciones inexistentes.

Increíble que muchas de estas prácticas continúen hasta nuestros días,  son del 1.800! .

La historia de los bolsones tampoco es nueva,  la dádiva si es un delito, pero poco se le castiga en la práctica, muestra de ello es la impunidad con la que se reparte. Para estas elecciones no solo los oficialistas los repartieron, nos comentaba la gente a nuestro twitter que gente de la oposición también los repartía.

Sea quien sea que los reparta es igual de repudiable porque el voto del ciudadano no debería estar atado a ninguna presión, si tanto celebran que podamos votar sin estar sujetos a las prohibiciones de las dictaduras ¿por qué atan a los votantes a una bolsa de alimentos o la promesa de un trabajo?, pero en la lógica de esta política todo vale, y vale porque hay votantes que consienten estos actos.  Tamaña oferta de bolsones solo puede encontrar sostén en una alta demanda de los mismos, José Cano prefiere creer que esto es muestra del hambre, pero muchas veces es oportunismo de recibir algo que se presenta como gratis y siempre acaban justificando con el “si total… esa comida la compraron con plata nuestra”.

La estrategia parece ser conseguir la mayor cantidad de votos como sea antes del cuarto oscuro, una vez adentro del cuarto también siguen las picardías (véase caso de la mesa de Famaillá que para las PASO tenía más votos que electores), pero es solo para ampliar el margen de victoria.

Desde el oficialismo local se reconoció a regañadientes algunas de estas prácticas pero lo que dicen o tratan de decir es que eso no afecta el resultado final, que en comparación de cifras la ventaja de Manzur le asegura la victoria. Desde el twitter de Casa Rosada lo dicen así: Se encontraron irregularidades en solo el 0,06% del 88% escrutado en Tucumán: Manzur 49% – Cano 42% (_) .

Así y todo, la duda en el proceso está sembrada, aunque no sea así, toda esa gente llenando la plaza lo cree sin haber visto, como si fuera una verdadera noticia deseada. Esa incredulidad no es de ahora, ni de hace 1 mes, ni es todo mérito de la oposición.

Mañas hay muchas, todas con el objetivo de lograr imponer ganadores, con la diferencia que esta vez la oposición no se quedó al margen de la simple derrota y apostó a emular los artilugios del oficialismo con la convicción de recurrir a lo que tengan que recurrir para por lo menos torcer la elección.

 

¿Cómo sigue la historia?

La elección tucumana se judicializó, una orden prohibió a la Junta Electoral dar un veredicto hasta tanto no se aclarara la cuestión de fondo sobre la legalidad de la elección. La oposición recolectó o dice haber recolectado suficiente evidencia para conseguir que la justicia anule estas elecciones y se llamen a nuevas elecciones, esto se cumplió hasta la parte de la anulación.

Mientras tanto algunos sectores desean una intervención federal habida cuenta de que la forma republicana está en riesgo al no contar los tucumanos con un gobernador electo.

A mi modo de ver las cosas es difícil que suceda, hemos padecido peores situaciones y no se ha intervenido la provincia en estos años. Ademas volviendo a la cuestión histórica la Intervención Federal pocas veces ha sido empleada para lo que prevee la Constitución.

En la Nación temen que la oposición apele a la misma estrategia que usó en Tucumán para judicializar las presidenciales, por eso ya se están preparando a modo de estar blindados.

Por lo pronto el gobierno tucumano no se va quedar de brazos cruzados, apelará a las medidas judiciales y buscará una solución por esa vía hasta agotar todos los recursos.

 

¿Qué hay sobre la intervención federal?

La intervención federal está prevista en nuestra Constitución Nacional, veamos qué dice al respecto en árticulo 6:

“El Gobierno Federal interviene en el territorio de las provincias para garantir la forma republicana de gobierno, o repeler invasiones exteriores, y a requisición de sus autoridades provinciales para sostenerlas o restablecerlas si hubiesen sido depuestas por la sedición o por invasión de otra provincia”

Sin embargo a lo largo de nuestra historia politica pocas veces se ha empleado para lo que dice la Constitución que debe emplearse, como ilustración les comparto el fragmento del libro “La formación del Estado Argentino” de Oscar Ozlak:

El último mecanismo, quizás el más evidente y el que más atención ha recibido por parte de la literatura especializada, fue el de la intervención federal. Acordado constitucionalmente por las provincias al Poder Ejecutivo Nacional, este recurso le permitía intervenir en los asuntos provinciales a fin de “restablecer la forma republicana de gobierno cuando ésta se hallare amenazada”. La relativa vaguedad del texto constitucional sobre este asunto hizo posible que su aplicación no tuviera una modalidad precisa…

Antes de culminar el período presidencial de Mitre, este mecanismo ya había sido largamente ensayado. En sólo un año (entre mayo de 1866 y abril de 1867) las provincias de Catamarca, Mendoza, La Rioja, Santa Fe, Córdoba y Tucumán sufrieron disturbios y conmociones de diversa magnitud, motivando en casi todos los casos la intervención federal.

La Int. Fed. no fue un mecanismo destinado únicamente a  restablecer el orden o “asegurar la forma republicana de gobierno”… apuntó más bien a la conformación de un sistema político en el que los “partidos” provinciales dominantes se someterían a las orientaciones fijadas desde el gobierno nacional.

Pasemos en limpio

En conclusión, lo que digo es que ni el diablo es tan diablo ni los santos tan santos en esta lucha de poderes e intereses,  hay que estar muy atentos para no caer en el engaño de partidos ni medios de comunicación que se prestan a la jugada consciente o inconscientemente.

Porque sino al final lo que tenemos es ciudadanos que pueden tener buenas intenciones pero acaban presos de falsas luchas bajadas de falsos lideres, naturalizando como propias de la ciudadanía ideas que vienen pre formateadas para crear las condiciones ideales.

Es cierto, se ha perdido toda timidez a la hora de conseguir el voto como sea, y eso como digo ha puesto en ridículo a los partidos que hoy con una todavía joven democracia deberían ser muestra de ejemplo y respeto.

He escuchado tantas y tan dispares opiniones sobre la Democracia, por parte de funcionarios, candidatos y ciudadanos comunes, que es al menos alarmante que no se tenga en claro o se mal entienda el verdadero significado del concepto de Democracia. Porque lejos de fortalecerla la debilita, y nosotros por lo menos no queremos retornar a ninguna dictadura, aunque al menos en Tucumán  (sin querer emular a la dama de hierro de los almuerzos) aveces parezca tal.

¿Democracia la que salieron a defender los manzuristas en el parque 9 de Julio esta semana, con el comisario Bustamante entre sus filas  nuevamente de civil tras ser imputado por la represión en plaza Independencia y que todavía cuenta con voz para calificar de “aberrantes”  a nuevos episodios de tortura en la casta policial?.

¿Democracia la de la agresión al camarografo de CCC Jorge Ahualli ?.

Si la sociedad está confundida además de responsabilizar a la desinformación de algunos medios de comunicación los políticos (oficialistas y opositores) deberían hacer un mea culpa sobre qué cuota de responsabilidad tienen ellos también en esta confusión, porque el mensaje que dicen dar no es el que estamos recibiendo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: