Deja un comentario

La herencia de Alperovich

herenciaaa

Hoy es el último día de José Alperovich como gobernador de Tucumán, y pensar que muchas veces creímos que estaba al borde de no terminar su mandato, es decir, siempre estuvo al borde… de todo.

Me acuerdo que cuando lo vimos aparecer por primera vez en la tv creíamos ingenuamente que como el ya era millonario no necesitaba robar o que iba a hacer una mejor gestión, bueno, veníamos de Julio Miranda, cualquier bicho que caminara para el asador era bien visto.

Nos duró el enamoramiento, no se cuanto, pero al final nos desencantamos de Alperovich, de a poco ese bigotudo abrazador y adicto a la chupada de bombilla nos fue decepcionando…

Quise a modo de despedida enumerar algunas de las cosas que cada uno de nosotros va recordar por lo menos a corto plazo sobre su gobierno, las cosas que se hicieron mal, porque para contar las cosas que se hicieron bien están sus medios de comunicación amigos y los futuros libros de historia, pero lo mal que la pasamos eso no lo va contar nadie.

Los invito a contar otras de las cosas que ustedes crean que merecen formar parte de esta herencia que nos deja Alperovich, para eso pueden hacerlo en el siguiente formulario: https://docs.google.com/forms/d/1y9tO38KJeHiZOOUFHdhZpfxMsPDEyWxCamdsd1H6qYo/viewform

 

La inseguridad

Sin dudas lo primero que me viene a la mente es la inseguridad, en una misma semana una allegada sufrió un violento robo a las 6 de la mañana por un motochoro que le arrebató su cartera y le causá una fractura en el brazo, hasta yo mismo estuve a punto de ser robado por motochoros, y antes de finalizar esa semana presencié a pocos metros un robo en el parque 9 de julio, eran días donde el centro de San Miguel de Tucumán era zona liberada, se robaba a toda hora y a metros de destacamentos policiales. Las criticas a la seguridad nos valió el bloqueo en twitter del Secretario de  Seguridad Ciudadana Paul Hofer, un hombre muy democrático  y abierto al diálogo, aunque las organizaciones de Derechos Humanos no estén muy de acuerdo con ello.

Tuvo que aparecer una vecina de barrio sur victima de un robo, que cruzara su camioneta en la calle frente a casa de gobierno para que la seguridad se fortaleciera al menos en esas inmediaciones.

La huella de la inseguridad va ser bien recordada por la Comisión de Victimas de la Impunidad conformada por familiares de victimas de los crímenes impunes producidos durante estos años. Muchos de estos casos han sido visibilizados en profundidad con gran calidad audiovisual y periodística en el programa “Buscando Justicia” que emite canal 8 de Tucumán.

No solo de los delincuentes sufrimos la inseguridad, resalto un caso del año 2013 en que un fotografo de la agencia INFOTO que cubría la toma de la facultad de Filosofía y Letras fue atacado por un efectivo policial que intentaba sustraerle su equipo de trabajo en la vereda de la facultad de Educación Física.

La arquitectura Alperovich

La misma inseguridad que pululó durante este gobierno nos va dejando uno de sus sellos característicos, una nueva arquitectura, nosotros la bautizamos: la arquitectura Alperovich. Consiste en ponerle rejas a TODO, primero fueron nuestras casas, altas rejas, alambres de púas,etc. Pero no todos se desanimaron con la inseguridad, allí donde Alperovich tenía su debilidad Vargas Aignasse hizo su fortaleza y empezó a regalar botones de pánico y alarmas para hacer campaña, nosotros lo bautizamos Mr. Ding Dong. Por lo menos tendremos mejor recuerdo de Vargas porque nos desbloqueó en twitter.

Luego de las casas llegaron las rejas para los edificios públicos,  por ejemplo el portón anti estético del Centro Cultural Orestes Caviglia, la casa del obispo Colombres, y en este último tiempo el doble vallado de la casa de gobierno.

Parte de esta arquitectura alperovichista son esos feos carteles de luces led de estilo “lámpara de velatorio” color morado o “luz negra” que se colocaron en algunos hospitales como el Kirchner.

BbJqnsQIAAAdEoZ

Los saqueos

Creo que la sensación de haber sido saqueados estos años la tenemos todos por igual independientemente de los saqueos de diciembre de 2013.

En forma organizada una caravana de motociclistas inició 3 jornadas de saqueos y violencia en toda la provincia atacando un comercio mayorista de Av. Roca. Algún mal parido de los interesados que nunca faltan le hizo la guerra ese día al Zar, y le mandó a saquear la provincia, internet fue el medio de comunicación por excelencia por donde nos informabamos y seguíamos el trayecto de la destrucción en medio de un acuartelamiento policial.

Después de eso ya no volvimos a ser los mismos, luego de esas noches de estar aturdidos de disparos y bocinazos el primer día después del retorno a la aparente calma era extraño ingresar al centro y no escuchar bocinas, los conductores no querían más ruido.

Desde entonces yo siempre cargo en mi bolso utensilios personales por si pasa algo extraordinario y no puedo volver a casa. Desde entonces aprendí a estar preparado para todo porque realmente en Tucumán puede pasar cualquier cosa.

Mientras el gobierno y la policía jugaban a la casita los delincuentes organizados se robaban los comercios e ingresaban a nuestras casas, esos días Alperovich dio prueba de que le faltaban pantalones para protegernos.

Barricadas, palos, piedras, armas de fuego, garrafas de gas a modo de lanzallamas y calles repletas de vidrios y alambres intentaron fortalecer nuestra resistencia a esa desprotección del Estado provincial que se había finalmente corporizado en los saqueos.

Encima cuando los tucumanos por fin despertaron y salieron a tomar su plaza de la independencia para reclamar por el abandono a la suerte de los delincuentes la policía los reprimió.

 

284430-1

La represión

Con su mandato cumplido queda a las claras que este fue un gobierno que reprimió la protesta social a pesar que el mensaje desde el gobierno nacional era precisamente lo contrario, en Tucumán se reprimió tanto en persecuciones laborales como también a la vieja usanza: con los palos de la policía.

Algunos de los hechos que recuerdo son:

 

  • Agosto 2008 – En medio de una manifestación de jubilados que intentaban montar una carpa en la plaza, apoyados por otros movimientos, fueron reprimidos por la policía, esa fue una de las primeras veces que vimos actuar a la policía de civil de Alperovich.
  • Julio de 2011 – Durante el conflicto con los trabajadores de la salud, los  autoconvocados montaron carpas en plaza Independencia. Una nutrida patota vinculada luego a funcionarios golpearon a los trabajadores y a los estudiantes intentando desmontar el campamento. A la vista de todos, con la impunidad de la oscuridad de la noche, en medio de una multitud que escuchaba cantar en un escenario a pocos metros al folclorista Chaqueño Palavecino y con las cámaras de tv en vivo a unos metros, cabe recordar que esa noche era 9 de Julio, día de la Independencia. Los autoconvocados denunciaron persecuciones laborales en forma de listas negras y otros tipos de presiones, además el gobierno militarizó hospitales con las fuerzas policiales. http://www.tucumanprimicias.com/incidentes-y-maxima-tension-en-las-carpas-de-los-autoconvocados_3237.html
  • Septiembre 2013-  Otro escenario de represión policial fue durante un desalojo en un asentamiento de Barrio San José, fue una verdadera batalla campal que incluyó ladrillazos, golpes a mujeres, a fotógrafos, policía montada, etc.
  • 2015 – La represión policial durante la marcha anti fraude

paulina-lebbos-movilizacion_1La ley de las 4AM

Otra cosa que tengo patente es esa maldita ley de las 4AM,  esa primera navidad con la policía corriéndonos con palos de las plazas públicas, NUESTRAS PLAZAS solo por ser jóvenes, sin siquiera hacer diferencia de si estabas sobrio o ebrio. Solo porque al gobernador se le ocurrió que no podíamos divertirnos después de esa hora por nuestra propia seguridad, en lugar de perseguir a los asesinos de Paulina. Recuérdese que esta ley fue una cortina de humo para aquietar las aguas de la opinión pública tras el crimen de Paulina Lebbos.

Puso la ley con la promesa de que tendríamos colectivos y ni eso se cumplió, nos arriesgamos, resistimos, nacieron los afters, las fiestas clandestinas. Pero también nació el IPLA (instituto de lucha contra el alcoholismo) y algunos se creyeron dueños y señores de ingresar a domicilios sin orden, a patotear  a los presentes.

Solo cuando vio que quería ser Senador su majestad el zar dio marcha atrás con la  ley, pero aún nos queda otra tonta prohibición que nos niega poder comprar alcohol luego de las doce de la noche, aunque seamos adultos, viejos y barbudos. Los comerciantes se ponen nerviosos, se persiguen con las cámaras en las calles, los controles la policía, se niegan a vender.

11081000_10155985102555377_5624938330743918772_nLas inundaciones

Una de las últimas herencias que nos deja Alperovich son las inundaciones, no porque entre sus super atribuciones estuviera el dominio del clima, sino por la falta de obras y la dudosa calidad de las pocas obras realizadas fueron factor clave en la inundación de buena parte de la provincia este verano.

Una docena de puentes se fracturaron o se cayeron, el sur quedó aislado en Lules, otros puentes aún no han sido reparados, el canal sur aún luce con sus monticulos de tierra como si fuera zona de guerra.

No conformes con el desastre que sufrió la gente su esposa se la agarró con un inundado y lo llamó “vago de miercole” refregandole en la cara que ella tenía 10 mansiones, no solo que no le pidió perdón, dijo que lo habían llevado que no era vecino de la zona, que era política.  Esa misma señora fue presidenta del Senado y hasta reemplazó a la presidenta de la nación!.

La contaminación

Durante su mandato no solo sufrimos nosotros, también los santiagueños, la gran mortandad de peces en el dique El Frontal provocó el repudio y la denuncia de Santiago del Estero por la contaminación de los ríos provocada por las industrias tucumanas.

Hasta esta última zafra la quema de cañaverales continuó siendo práctica común en la provincia, si bien disminuyó aún llueve ceniza de caña quemada en los poblados del interior algunas tardes, ensuciando la ropa, contaminando las plantas y empeorando la salud de los más vulnerables en cuestiones respiratorias. El gobierno no ha sabido presionar con eficacia a los cañeros para que desistan de esta práctica, sin embargo una semana de cortar nuestras rutas y los cañeros lo consiguen todo.

La minera Alumbrera también estuvo en la mira en muchas ocasiones, un hito fue el caso de Famaillá donde se planeaba ubicar una planta de tratamiento de residuos de la minera, sus vecinos se organizaron y lo impidieron.

La propaganda Alperovichista

No solo en falencias superó este gobierno a las anteriores gestiones, también en propaganda, no se escatimaron gastos, por tierra, agua  y aire Alperovich hizo que se hablara de el, a toda hora.

Así la palabra sagrada de su majestad se propagó en la tv oficial con canal 10, en la prensa gráfica y en las radios, tiempo más tarde en las versiones digitales de esos medios y en otros nuevos medios que nacían en la web tucumana.

Eran 24 hs de fotos, videos, entrevistas, noticias, donde el era el protagonista de todo, de a poco y de prepo la idea de tenerlo siempre presente nos empezó a causar repulsión al punto de ya no querer encender ninguno de esos medios ni de navegar ciertos sitios.

Pobreza, infancia, y drogas

El 2001 queda lejos en estos días, pero en Tucumán no ha estado tanto, en el sentido de que esas escenas de plena crisis se mantuvieron durante el gobierno alperovichista:

Familias enteras revolviendo la basura, recolectando cartones, niños revolviendo contenedores a plena luz del día, pobreza tanto en las periferias y principales accesos a la capital como en el interior de la provincia. Niños pidiendo limosna con sus hermanitos bebés en brazos recorriendo bares y peñas por las madrugadas. Niños pidiendo limosna en los colectivos, niños y adolescentes lavando parabrisas en las esquinas, sucios, enfermos, lastimados, con sus pocas ropas rotas. “Hay un niño en la calle” cantaba Mercedes Sosa, pero no la escucharon y solo le hicieron un teatro con su nombre frente a la plaza donde los niños duermen, juegan y sobreviven.

La droga comiéndose el futuro en los barrios más pobres, con pocos centros donde internar a las adictos y donde tratarlos, loable esfuerzo ha hecho el programa PUNA  de la Universidad de Tucumán en este sentido. La lucha surgió de las victimas y así nacieron movimientos como “las madres del pañuelo negro”, madres que tienen a sus hijos adictos o los perdieron por culpa de las drogas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: