Deja un comentario

Tucuman Arde en Mar del Plata

IMG_7527

A fines de enero el ardor tucumano nos expulsó en busca de destinos más refrescantes, más al sur, en la costa argentina, Tucumán Arde llegó a Mar del Plata.

Debo de confesar que era la primera vez que conocía el mar, antes solo había estado en las costas de Santiago del Estero, he aquí algunas de las primeras impresiones de esta ciudad turística.

 

Precios

 

Ante la igualdad de precios en comparación a otros destinos como Brasil, muchos optaron por no ir al clásico de la costa atlántica, por lo que se auguraba una de las peores temporadas. Ante semejante vaticinio algunos comerciantes quisieron reasegurarse las ganancias y se les fue la mano con el aumento de precios.

Si bien había precios exagerados, como en todo lugar si se busca se encuentra (diría doña Lita), a veces cuanto más cerca se estaba de la playa más costoso era, aunque también encontramos excepciones, por ejemplo debajo de las escaleras de ingreso a las playas encontramos una heladería con precios muy económicos.

En nuestro caso disponíamos de cocina en nuestro hostel así que preparábamos nuestra propia comida y sino comprábamos en la zona, como referencia compramos empanadas de carne por $14, eran grandes del tamaño de una empanadilla y como catador oficial de empanadas las aprobé ya que estaban muy ricas. Incluso podía conseguirse empanadas por $12 la unidad, sin embargo me comentaron en twitter que en una playa llegaron a pedirles $27 por cada empanada.

Para movilizarse en Mar del Plata y sus alrededores el transporte público de colectivos cuenta con alrededor de 4 líneas, la mayoría recibe la tarjeta “sube” como medio de pago aunque también se recibe dinero, el costo del boleto mínimo era de $6, y en un viaje de una hora fuera del centro de MDQ el boleto aumentaba a solo $9, en comparación a los precios del colectivo tucumano eso era muy barato. En uno de nuestros viajes observé que  también circula una segunda tarjeta que no es compatible con la “sube”.

Me llamó la atención la permanente presencia de inspectores en las paradas de los colectivos. Además como característica del viaje una vez que el colectivo se acercaba a la costa más personas albergaba, sin embargo el colectivero continuaba subiendo hasta que algún razonador pasajero gritaba “NO VA MÁS!!!!”.
IMG_7422
Enojado otro pasajero gritó “al final corremos todo el año para ir a trabajar, venimos de vacaciones y viajamos como si fuéramos al trabajo”. El problema en si no es que el colectivo se llene como cualquier colectivo interurbano de Tucumán, el problema son los objetos con los que la gente viaja, desde valijas hasta reposeras y sombrillas que pueden terminar en algún lugar indeseado del cuerpo de otro pasajero. Lo positivo es que cuando más se acerca a las playas el colectivo se llena y desvacía cada 300 metros.

Quiero destacar el diseño de las paradas de colectivos, que en comparación a las horribles y disfuncionales paradas tucumanas… las de Mardel son las mejores del mundo!. Sencillas, con el ángulo del techo perfecto para que el pasajero no se moje durante la lluvia, recubiertas de vidrio para proteger del viento. Otra de las características de sus paradas es la publicidad, las había de 3 tipos: de publicidad fija, de publicidad móvil con un sistema de marquesina vertical, y publicidad digital en pantallas leds.
IMG_7418IMG_7567

Invasión tucumana

 

Mi primer contacto con la playa fue en mi infancia al ver una viñeta del historietista Quino y su personaje Mafalda, aquello era el fiel retrato de una playa argentina: Mafalda sola rodeada de una multitud amontonada. Así me sentía yo, acorralado de personas que habrán hecho cientos o miles de kilómetros cansados de ver personas todo el año para estar ahí atrapadas, intentando ganar el último grano de arena disponible para captar algo del peligroso sol de verano.

Allí si uno cierra los ojos por un momento lo que se oye es un enjambre de porteños conversando y gritando, de vez en cuando se interrumpe con los gritos de algún vendedor ambulante provinciano o extranjero. Igualmente la presencia de no porteños se destaca fácilmente, por su acento o por su vestimenta.

La primera vez que fuimos a tomar el colectivo, en la parada había una pareja esperando, un matrimonio de edad con una tonada que nos era muy familiar: eran tucumanos. El hombre era empleado de La Bancaria, y nos comentaba que un contingente de tucumanos había quedado varado porque la empresa que contrataron no había concretado las reservaciones en el hotel, finalmente coordinadores de otras empresas terminaron haciéndose cargo de ellos y repartiéndolos en otros lugares.

Con la experiencia en la valija el tucumano nos recomendaba no hacer adelantos de dinero con personas que no conocíamos. Menos si se trataba de personas que habíamos contactado por Internet. Que todo sea personal y de la forma más segura posible.

En la peatonal también nos cruzamos con un tucumano, cómo lo reconocimos? Por su decanidad  a flor de piel.
IMG_7408
A nuestro regreso del puerto de Mar del Plata un comentario en tono de grito no nos dejó dudas de su procedencia “EH! Parece un zamba ete coletivo ve!” haciendo referencia al brusco manejo del conductor.

La segunda mayoría era de rosarinos, cuya tonada podía confundirse con la de los porteños,  “se creen más porteños que los porteños” decía un porteñísimo compañero del hostel.

Un administrador del hostel (que después nos enteramos era sobrino del fallecido politólogo Ernesto Laclau) me dijo en tono de broma que los tucumanos tenemos fama de peleadores, que cuando el se fue de viaje de egresados a Bariloche los tucumanos les querían pegar. Dice que esa fama nos la hicieron los rugbyers.

 

 

Seguridad

 

No existe lugar 100% seguro pero al menos en Mar del Plata se preocuparon en hacerla una ciudad lo más segura posible. La presencia de seguridad era notable adonde fuera que uno estuviera, en la playa, en la calle, hasta en el aire!. Efectivos de diversas fuerzas patrullaban y vigilaban cada zona sensible, el cielo era patrullado en helicópteros afectados al operativo “sol”.
IMG_7406
En la peatonal descubrimos de dónde sacó Paul Hofer la idea de los “miradores” , los marplatenses tienen su propia versión aunque son menos altos y son más sencillos, están en completo desuso y grafiteados, parece que la idea no prosperó.
IMG_7463

También en cuestión seguridad la ciudad marplatense tiene en vigencia una ley que prohíbe la venta de alcohol a partir de las 21hs (seguramente por los desmanes que puede provocar su abuso en los más jóvenes), por supuesto también hay drugstores que en clandestinidad te lo venden.

El día que river y boca jugaban en Mar del Plata se vio reforzada la seguridad y hasta nos topamos con un operativo de la  policía requisando el auto de unos hinchas en la costa, exagerado despliegue casi de película.

IMG_7497

IMG_7498

IMG_7496
IMG_7399
Amabilidad

 

Será que se trata de una ciudad turística pero notamos mucha amabilidad en la atención, hábito extraño estando en Bs As pero lo valoramos.

Desde los comerciantes hasta los taxistas, todos respondían a nuestros saludos.

Un dato curioso el trato de los taxistas, si bien el taxi es caro, el trato me dejó sorprendido, uno de ellos nos cobró de menos pudiendo habernos cobrado más, hasta nos explicó qué recorrido nos era más barato y podíamos llegar más rápido a pie haciendo unos pocos metros. En una salida nocturna nos tocó otro taxista que hasta que nuestras compañeras no entraban a sus hoteles, el no arrancaba, lo mismo hizo con nosotros.

Hasta el día que nos tocaba irnos el taxista nos ayudó muy amablemente a bajar las valijas.
IMG_7348
Higiene

 

Sinceramente es un detalle muy notable en la playa la falta de higiene, que no se ve por lo general dentro de la ciudad (aunque me resbalé con un pañal en pleno centro, suerte que le dicen!), pero no hay que echarle la culpa al lugar, sino a los que lo visitan.

La cultura de la limpieza empieza por casa, y en muchas provincias es un hábito poco frecuente, eso viaja con uno cuando se va de vacaciones.

En las playas mas populares era habitual toparse con “puchos” marinos en la arena y “tiburones bombachas” en el agua, así como restos de botellas y bolsas. Una tarde con el mar más bravo el agua traía peces muertos.
IMG_7698

Sin dudas lo que más me llamó la atención de la falta de higiene fue una tarde junto a las escolleras en cercanías del club de pescadores. Allí una familia se acercó y señalaba sorprendida hacia las piedras, me acerqué con mi cámara y a los minutos pude ver un espectáculo de cientos de roedores, desde pequeñas lauchitas grises y blancas hasta ratones del tamaño de un caniche. Ratas y ratones a metros de las personas que ignoraban su presencia, alimentándose entre la basura acumulada en los recovecos.
IMG_7600

IMG_7450
La noche marplatense 

IMG_7481WP_20160124_001

Durante el día los tarjeteros recorren la playa invitando a la gente para que asista a sus boliches, los hay para todos los gustos. El finde aprovechamos y fuimos a uno muy cerca del centro y a metros de la playa. Eran las 1 de la madrugada y todavía estaba vacío, si éramos menos de 10 personas éramos muchos, luego de ese horario la entrada costaba arriba de $200.

Nos dejaron pasar y por supuesto con el transcurso de las horas se llenó casi por completo. Estábamos de suerte, había canilla libre, pero la música no fue el mejor fuerte. Cumbia, CUMBIA y cumbia hasta que salga el sol. Pero no cualquier cumbia, sino la impuesta por grupos como MARAMA o ROMBAI, no es que tenga algo contra la cumbia (la cumbia bien entendida) como genero pero prefiero más un boliche si alterna su música.  Mientras estaba ahí pensaba… ¿se acuerdan cuando estigmatizaban a la cumbia villera?.

WP_20160124_012

 

Postales de la playa

 
gbthbt

 

IMG_7730
Estar en la arena es todo un ritual, una costumbre sobre todo para los que siempre veranean ahí, yo era un recién llegado, todo me llamaban la atención.

Tras el sonido del oleaje se escuchaban los gritos de los vendedores ambulantes: churros, praliné, y hasta pochoclos!.

Una anécdota que tuvimos con los vendedores ambulantes africanos al visitar Playa Serena, se congregaron a hacer piruetas con la pelota prestada de un niño, algunos minutos de distensión que nos robaron atención a todos. Una mujer se acercó a preguntarles de dónde eran, de Senegal le respondieron, la doña les prometió que los iba a hacer famosos en el facebook mientras los filmaba continuamente!. A unos de ellos se le escapó un pelotazo que casi me impacta, se acercó corriendo y me dijo “excusez-moi” (en francés: discúlpeme).

Allí a metros nomas teníamos una hinchada de bosteros que al final de la tarde se tomaron fotos con todos los bosteros de la playa.

IMG_7945

WP_20160127_016

Pero por supuesto el más grande también estuvo presente:

IMG_7558

Una conocida marca de carne vendía sus hamburguesas en puestos ubicados por toda  la playa. A mi me tocó pancho con lluvia de papas fritas… odio esa combinación.
IMG_7689
IMG_7645

También estaban los locos que a pleno sol del medio día tomaban ensalada de frutas, yo me compadecía de sus baños…

En el rubro de los vendedores ambulantes pero los que no vendían comida estaban los que ofrecían ropa, sombreros, anteojos, relojes, gorros, pulseras, trenzas etc. Me llamó la atención la venta de ropa, con un carrito especial y ruedas grandes la vendedora acarreaba un nutrido perchero con infinidad de prendas para las damas. Sin dudas los reyes de la venta ambulante fueron los palitos de la foto selfie.
IMG_7652

IMG_7888
IMG_7513

Tampoco faltaban los personajes de la playa como este loco que con un carrito y un parlante caminaba varios metros por la arena de playa en playa musicalizando y bailando solo.
IMG_7505No solo de seres humanos se llenan las playas marplatenses, también hubo perros de todos los colores dandose la buena vida junto al mar!.

IMG_7734

IMG_7849 IMG_7868 IMG_7887 IMG_7902 IMG_7883Tampoco faltaron otros simpáticos veraneantes:

El único lobo marino que vimos en el puerto

El único lobo marino que vimos en el puerto

IMG_7891
La realidad
Irse de vacaciones tiene mucho de evadirnos de la realidad, por lo menos de la rutinaria realidad del resto del año. Sin embargo en Mar del Plata también encontramos retazos de realidad que nos devolvieron los pies a la tierra.

En nuestra primer visita al centro de la ciudad nos topamos con una marcha anti Monsanto (la empresa de agroquimicos y trasngenicos).
IMG_7404 En una parada de colectivos una mujer con marcada tonada porteña nos comenzó a hablar de la nada, desahogándose, contándonos que era vendedora de ropa en la playa pero que no podía vender porque estaba haciendo trámites por un familiar enfermo, al tiempo que nos mostraba una valija llena de sus papeles y encendía un cigarrillo para calmar sus nervios.

En nuestro viaje hasta Sierra de los Padres pude observar en el camino casas precarias, una pobreza que contrastaba con los grandes caserones de los veraneantes.

También nos topamos con un fragmento de historia y de memoria cuando Eduardo uno de los administradores del hostel donde nos hospedábamos nos reveló que era hijo de desaparecidos y que hace 5 años que lleva a cabo una investigación a contra corriente de organismos oficiales y burocracias, junto a un equipo propio para dar con la identidad y los familiares de sus verdaderos padres desaparecidos durante la última dictadura militar.

IMG_7785

Más restos de realidad nos encontramos en  las calles con graffitis heredados del último Congreso de Mujeres, consignas a favor y en contra del aborto.

Una tarde junto a las escolleras me contaron un ritual que suele hacerse en homenaje cuando alguien muere en el mar, contábamos que a veces era difícil encontrar el cuerpo y seguramente al no tener un lugar en tierra donde visitar a ese ser querido fallecido se acostumbra arrojar flores al agua, esa tarde vimos a una jóven que se acercó para arrojar flores blancas.
IMG_7675
IMG_7678

IMG_7681
Espectros veraniegos

 

Nuestro hostel tenía una historia de fantasmas y sin querer me encontré con ella. Se trataba de una antigua casona de estilo similar a esas típicas casas alemanas, contaba con un subsuelo que funcionaba como comedor, y 3 plantas, nosotros estábamos en la última por la que se accedía a través de una angosta escalera de material.

Ni bien llegamos y quedé a solas percibí que la puerta de nuestro cuarto se abría sola estando sin llaves, probé todas las opciones y barajé todas las posibilidades, la puerta seguía abriéndose sola.

Al comentarlo con Eduardo me contó que un anterior huésped, con ciertos conocimientos sobre fenómenos paranormales le había contado que la casa era habitada por 2 fantasmas. Uno era un anciano, el otro era un adolescente. Eduardo y sus compañeros contaban que extrañamente cuando la casa queda deshabitada se encienden luces, se abren y cierran puertas.

Nos contaron que el fantasma del adolescente acostumbraba a hacer travesuras y que probablemente sería  el que jugaba con la puerta de nuestro cuarto.

No quise irme sin traer una evidencia de ese extraño suceso  así que lo filmé con mi celular, aquí les comparto, creer o reventar!

Sin querer fue una linda estadía rodeados de personas y personajes únicos, Mar del Plata atrapa y aunque preferiría volver a las playas del sur es sin dudas un destino que todo argentino debería disfrutar al menos una vez en su vida.

Pueden visitar la galería de fotos del viaje haciendo click aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: